Hipocresía y debate previsional

domingo 16 de octubre 2016
|
por

mauricio Daza nuevo columnista“La misma autoridad que nos dice que el sistema previsional debe tener por finalidad primordial atender el interés de los cotizantes a fin de garantizar pensiones dignas, paralelamente logró aprobar, entre gallos y medianoche, un proyecto que trata el dinero de esos fondos como un verdadero botín para financiar al sector privado”

Por Mauricio Daza Carrasco*

Durante los últimos meses, el debate sobre la necesidad de realizar cambios estructurales al sistema previsional ha centrado la atención pública. Sin embargo, paradójicamente, tal discusión ha invisibilizado el hecho que mientras el gobierno y diversos sectores políticos sostienen públicamente una mirada crítica al mecanismo de capitalización individual, paralelamente han impulsado y aprobado modificaciones importantes al D.L. 3.500 que profundizan dicho modelo, vulnerando los endebles principios de “seguridad” y “transparencia” establecidos a favor de los trabajadores.

Es así como hace algunos días se aprobó un proyecto que establece “un conjunto de medidas para impulsar la productividad”, enviado por el gobierno al congreso, el cual incluye de manera soslayada un capítulo con modificaciones a las normas previsionales. Dentro de las disposiciones que la referida ley modificó, se encuentra el artículo 139 del mencionado decreto, el cual prescribía que las Administradoras no podían adquirir valores afectos a gravámenes, prohibiciones o embargos; lo cual parece razonable, toda vez que al adquirir títulos sobre los cuales existe alguna garantía vigente, siempre existirá el riesgo concreto que aquellas se hagan efectivas en el caso de que la empresa emisora caiga en una situación de insolvencia.

Sin embargo, el gobierno de la Presidenta Bachelet, a través del ministerio de Hacienda, logró que se aprobara una excepción a dicha norma, permitiendo a la Superintendencia de Pensiones exceptuar de la señalada prohibición a aquellas acciones de una sociedad nacional concesionaria de obras de infraestructura que se encuentren prendadas en favor de tenedores de bonos u otros acreedores de la misma sociedad. Dicho de otra forma, con esto se permite a las AFP colocar dineros en sociedades concesionarias de carreteras urbanas, a través de comprar con dineros de los cotizantes acciones que están en garantía de créditos que esas mismas empresas han tomado para su beneficio. De esta manera, si la empresa deja de pagar estos créditos, entonces las acciones pagadas con platas de todos los chilenos van a ser rematadas en favor de los bancos acreedores de esas sociedades, generando un perdida irrecuperable para los cotizantes. En definitiva, se abre la posibilidad de que se terminen pagando las deudas de las concesionarias de obras públicas con platas de los cotizantes.

Por otra parte, el proyecto aprobado también flexibilizó el porcentaje máximo legal que las AFP pueden invertir en determinados títulos, que hoy alcanza, por regla general, al 15% de cada fondo.

A todo lo anterior se debe agregar que el gobierno también logró modificar la legislación previsional, estableciéndose que la Superintendencia de Pensiones deberá hacer un análisis de riesgos y evaluación de la gestión de los mismos, respecto de las Administradoras de Fondos de Pensiones, señalándose que la calidad de la gestión de riesgos se evaluará considerando aspectos tales como la fortaleza de sus sistemas de control y su gobierno corporativo, el conocimiento y experiencia de su administración, y la eficacia de las funciones de control interno y cumplimiento. Sin embargo, el proyecto aprobado dispone que los resultados de estas evaluaciones serán reservados, lo que no es consistente con la debida transparencia que debe tener el sistema, ni con el derecho de los cotizantes para conocer sobre antecedentes relevantes que les permitan analizar fundadamente la actuación de las entidades que tienen a su cargo la administración de fondos de su propiedad.

Como se puede apreciar, la misma autoridad que públicamente nos dice que el sistema previsional debe tener por finalidad primordial atender el interés de los cotizantes a fin de garantizar pensiones dignas, paralelamente logró aprobar en el congreso, entre gallos y medianoche, un proyecto que trata a los dineros de los cotizantes como un verdadero botín para financiar al sector privado, aún a costa de la debida protección a los intereses de millones de chilenos.

Todo lo anterior es una muestra más que el punto de partida usualmente utilizado para analizar la realidad actual de nuestro país está equivocado, ya que más que derechas e izquierdas, nueva mayoría o chile vamos, las fuerzas que gestionan el poder se ordenan a partir de definir si defienden los intereses de los oligopolios que manejan a su antojo los principales mercados de nuestra economía, los cuales a través del financiamiento ilícito, han mantenido capturada a gran parte de la política durante las ultimas décadas.

 *Abogado. Magister en Derecho 

Comparte:

Comentarios (2)

VICTOR RODRIGUEZ O.

A CAMBIARSE de AFP, NO a los gringos salteadores de PROVIDA Y CUPRUM.

ESTA BATALLA APENAS COMIENZA, que nadie se canse, que nadie se confunda, que nadie se vaya a desviar. La estamos ganando en las calles.

Vamos a afinar la lucha porque tenemos la razón, vamos a garantizar que el pueblo es el legítimo soberano, que nadie nos banalice, que nadie nos desvíe el espíritu razón de nuestro objetivo: ELIMINAR LAS AFP, terminar la estafa , expulsar a los entreguistas y “expertos en fraudes y triquiñuelas”.

Este gobierno y sus secuaces (apoltronados yes men), no nos interesa, no quiere escucharnos, responde a las AFP, solo responde a los grandes capitales, esta “cooptado”.

Debería aprender que cada vez que toca y ataca al pueblo, el pueblo sabe lo que tiene que hacer, y todavía se preguntan los vendidos y arrendados, por qué el pueblo está en la calle en las últimas semanas, por qué marchan?

Porque este pueblo no es tonto y no quiere seguir siendo esquilmado por las AFP.

A CAMBIARSE DE AFP! NO A ESTOS GRINGOS SALTEADORES DE PROVIDA Y CUPRUM.

lunes 17 de octubre 2016 a las 03:12
1

El proyecto recuerda de algún modo los bonos basura de la crisis de 2008 clasificados AAA y que no eran mas que una piñata de insolvencia.
No se aprende nada.
El punto de fondo es que ahorros de los trabajadores están cautivos y a merced de los grandes empresarios.
Hay que cambiar este sistema fracasado. Buen punto de inicio es cambiarse de CUPRUM y PROVIDA.

Hace 1 minuto
2

Los Comentarios se han cerrado.

Anuncio