Por un trekking seguro

viernes 13 de octubre 2017
|
por

Llega la primavera y los amantes del senderismo y del trekking se aventuran a las montañas y cerros para conjugar su amor por el deporte y la naturaleza. Y para evitar que este pasatiempo se vuelva pesadilla, la preparación física es fundamental, lo mismo que el cuidado de los mínimos detalles de seguridad.

Con condiciones meteorológicas más o menos buenas, la práctica del senderismo es una actividad que se puede realizar durante toda época el año. Sin embargo, con la llegada de los días primaverales la frecuencia de quienes realizan trekking aumenta y, muchas veces por inexperiencia u otros factores, ocurren accidentes que son perfectamente evitables.

“El senderismo es una actividad física del gusto de muchas personas, porque es fácil de realizar, no se requiere de mucho aparataje, pero sí requiere de una condición física básica y la consideración de ciertas medidas de seguridad”, comenta el profesor de educación física, deportes y recreación de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la Universidad del Pacífico, Cristian Riveros Calsow.

En este contexto, el especialista señala que para que la experiencia deportiva outdoor resulte un momento agradable hay que tomar ciertas precauciones:

–       Condiciones meteorológicas: Considerar la temperatura, la visibilidad y la condición climática para así poder planificar la ruta.

–       Preparación de la ruta: Lo más importante es informase de la ruta que se elija, definiendo dónde empieza y dónde terminará, su recorrido, cantidad de kilómetros y en cuánto tiempo debiéramos realizarla. Hay que apoyarse de un mapa y si no se tiene experiencia ir acompañado.

–       Vestimenta y calzado: Lo ideal es tener un calzado apropiado, de suela rugosa, gruesa y que proteja el tobillo, además de ser impermeable. La ropa debe ser cómoda y también impermeable. Se recomienda usar vestuario por capas, para así sacarla de a poco en caso de ser necesario.

–       Equipamiento: Considerar una mochila pequeña, con alimentos y líquidos, además de otras pequeñas cosas que puedan ser necesarias. Dentro de lo posible llevar un bastón de trekking, que si bien es prescindible en ocasiones, es muy importante, porque ayuda como apoyo, permite liberar peso de las rodillas y sirve para separar maleza o como simple protección.

–       Hidratación y alimentación: Es imprescindible la buena hidratación y correcta alimentación, para evitar desorientación y desmayos. Por ello, se recomienda llevar un litro de agua como mínimo y no esperar a tener sed para beber sorbos pequeños. También se sugiere llevar frutos secos, barras energéticas, frutas y galletas, en cantidades justas o pequeñas.

–       Cuidar el entorno: Es vital respetar la naturaleza que es de todos, no realizar fogatas y cuidar la flora y fauna del lugar.

–       Calentamiento previo: Finalmente, para iniciar la actividad se recomienda realizar un calentamiento local y articular, con su correspondiente elongación, suave y sin insistencias, para así evitar lesionarse.

Comparte:

No hay comentarios

Leave a comment