Otra vez “las platas” de Piñera

lunes 28 de noviembre 2016
|
por

ep262tapaEl ex mandatario, que quiere volver a La Moneda en 2018, se ve enfrentado al acoso político por una fortuna que no para de crecer y que lo tiene ubicado en la revista Forbes dentro de los 5 hombres más ricos de Chile.

Por equipo EP

“Ludópata bursátil”, como lo calificó el líder de Educación 2020, Mario Waissbluth, o que “no se puede ser político y gran empresario al mismo tiempo porque los conflictos de intereses son inevitables”, dicho por el senador Alejandro Guillier, son algunos de los epítetos y comentarios que recibió el ex presidente Sebastián Piñera al revelarse simultáneamente en El Mostrador y la radio Biobío que cuando dirigía los destinos del país, los encargados de su fortuna realizaron inversiones en una pesquera peruana, la que años después resultó favorecida por el fallo de La Haya que perjudicó a Chile (Ver columna página 12).

Además, como si el asunto ya no fuera grave, se supo posteriormente que Bancard International Investment, la empresa gestora de la compra del paquete accionario de Exalmar, tiene su domicilio en las Islas Vírgenes Británicas, un importante centro financiero offshore que hasta hace dos años figuraba en la lista de los llamados “paraísos fiscales” y que se caracteriza por contar con un sistema jurídico inglés, una legislación innovadora con mínima regulación, sistema bancario moderno y exención de impuestos para las compañías extraterritoriales.

El lugar, que posee una población que no supera los 25 mil habitantes y es el preferido de los inversionistas chinos y británicos, tiene a su haber 750 mil cuentas offshore, con las que sus propietarios pagan menos impuestos y, entonces, reciben más beneficios. A ello, además, se suma que para crearlas se requiere apenas un director y accionista, que puede ser el mismo, no existen límites de capital social y no están gravadas por ningún impuesto local. Tampoco se requiere auditoria o presentar cuentas anuales y no se impone por los beneficios del capital.

“Otra de las ventajas de las Islas Vírgenes Británicas es que permite la emisión de acciones al portador, que deben ser custodiadas por un agente registrador autorizado dentro del país. Tiene acuerdos fiscales para evitar la doble imposición con Suiza y Japón. La forma jurídica más empleada a la hora de crear una sociedad offshore en las Islas Vírgenes Británicas es la BVI IBC (British Virgin Islands International Business Company), creada bajo el marco legal internacional de International Business Act 1984, International Business Companies (Amendment) Act 1990, International Business Companies (Amendment) Acts of 2003 and 2004. Este tipo de empresas gozan de máxima confidencialidad, los accionistas y los directores no son incorporados en ningún fichero público, se permite el nombramiento de director nominado y la sociedad puede disponer de cuentas bancarias en cualquier parte del mundo”, informa el sitio www.paraisosfiscales.net.

Por eso, simplemente, poco se sabe de los movimientos que desde esas islas habrían realizado los administradores de las platas del ex mandatario. Sí se conoce, sin embargo, que la empresa emana, o tiene un apéndice, que es la propia Bancard, donde aparecen como administradores varias personas de confianza del ex mandatario, empezando por su hijo Sebastián, el abogado Fernando Barros y el gerente Nicolás Noguera.

SIGUE LEYENDO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA EL PERIODISTA

Comparte:

No hay comentarios

Los Comentarios se han cerrado.

.

.

.

.

.

.

.