Ruta Gastronómica:Picando por Santiago

miércoles 23 de febrero 2011
|

Quizá ha escuchado que si quiere tomarse un refrescante mote con huesillo no hay mejor lugar que la esquina de Rondizzonni con Mirador o si se trata de “terremotos”, “El Hoyo” tiene la respuesta.Para qué decir si tiene antojo de comerse unos erizos, una plateada o un criollo pastel de choclo, la solución la entrega “Peyo”. Si eso no lo deja contento, no puede obviar la posibilidad de acercarse a “El Rápido” y deleitarse con una que otra empanada de queso o pedir un contundente pernil en el “Rincón de los canallas”. ¿Y los mariscos? Esa es obra del Mercado Central, de restaurantes como “Donde Augusto” o “La Joya del Pacífico”, que ofrecen desde caldillo de congrio, pasando por pailas marinas hasta pescado frito.  En estas líneas las picadas más imperdibles de nuestro gran Santiago. 

Por Montserrat Martorell

“Picada es un lugar que trasciende en el tiempo y alcanza fama gracias a la difusión boca a boca de sus clientes, idealmente sin letrero ni publicidad convencional, altamente concurrido donde la gente se reúne a comer en familia o amigos”, señala Olguer Inostroza, dueño del conocido restaurante Peyo, mientras agrega, “hasta hace poco esta definición estaba circunscrita a lugares de comida chilena, pero hoy la costumbre denomina como picada también a recintos donde se puede comer otro tipo de preparaciones e incluso se venden productos con una muy buena relación precio calidad”.

Por otra parte, para el crítico gastronómico, Joel Solorza, una picada es “un lugar físicamente alejado de los centros de gastronomía, donde se encuentra un tipo de cocina poco habitual a la de un restaurante normal” y añade “se desarrollan a través del descubrimiento y del boca a boca, lugares poco formales y de buenas porciones, donde confluyen todo tipo  de parroquianos venciendo las barreras sociales. “El problema de las picadas es cuando se apitucan y creen que la forma de hacerlo es subiendo los precios. Lo único que logran es tener una vida corta”.

Pero, ¿cuáles son las  picadas que existen en la Región Metropolitana? “Me gusta por su permanencia en el tiempo y por ese afán maravilloso de conservar sabor porciones y precios el Peyo  de Lo Encalada, por mejorar constantemente en infraestructura sin pasarlo al precio, El Pancho Causeo y el Hoyo con sus preparaciones de chancho, y no sabiendo bien, si pertenece o no, a la clasificación de picada El bar La Unión Chica donde cada cierto tiempo voy a tomarme una copa de vino, y recordar al entrañable poeta Jorge Teillier, cuyo fantasma debe juguetear por la barra del bar”, dice Joel Solorza. Y termina: “Una buena picada debe contemplar tener un buen precio, buena calidad y buenas porciones, ¿qué más se podría pedir?”.

Para saber un poco más de los recónditos lugares que pueblan nuestra capital, revisaremos, a continuación, aquellos que usted simplemente no debe dejar pasar.

La Piojera

Era 1916 y a Carlos Benedetti Pin se le presentó una oportunidad que no dudaría en aprovechar: comprar un edificio que databa de 1850 y que le serviría para realizar su sueño, tener su propio local para atender al popular público criollo.

A pesar de que Benedetti lo bautizó como “Restaurante Santiago Antiguo”, su nombre cambió en 1922 cuando el ex presidente de Chile, Arturo Alessandri Palma, fue invitado por una autoridad de la época al lugar. Al verlo repleto de oficinistas, exclamó: “¿Y a esta piojera que me han traído?”.

Para los desentendidos, “piojera” era entonces utilizado para referirse a cualquier lugar insalubre.

Ubicado en calle Aillavilu, casi frente al Mercado Central, “La Piojera”, que funciona como bar desde 1896,  es símbolo de la “cultura guachaca” y un ícono de la chilenidad.

Entre sus imperdibles, su principal y más famoso cóctel es el llamado Terremoto, aunque también se ha especializado en servir Vino Pipeño de Chillán, cañas de vino tinto y blanco, chicha de Villa Alegre y San Javier, Ponche de Culén y Cola de mono para las ocasiones especiales.

En cuanto a las comidas, la variedad está en los perniles, arrollados, malaya, huevos duros y también carnes a la parrilla.

El Hoyo

Son las 13.15 de un día martes y en El Hoyo, restaurante perteneciente a la Sociedad Valenzuela Hermanos, ya hay movimiento. La casa colonial que, desde afuera, se ve impecable, por dentro sigue siendo testigo de un orden que ofrece desde puré picante, arrollado con papas cocidas, Prieta, Costillar, Plateada, pasando por cordero, conejo, lomo a lo pobre  y terminando con una exquisita mechada. Todos vienen con sus respectivos agregados.

En 1912, fue su fundador, Benjamín Valenzuela, quien vio en el barrio de Estación Central una oportunidad para comenzar su negocio dado que podía atraer a los ferroviarios. Fueron precisamente ellos quienes, dos años después de su fundación, lo bautizaron con el nombre con el cual hoy es conocido. ¿La razón? El restaurante se encontraba en un desnivel producto de los canales que antiguamente pasaban por el lugar.

Enrique Marambio, garzón con 22 años de oficio, cree que el éxito del comedor se debe a la atención, la comida, la limpieza y el trato que tienen los mozos hacia los comensales. “La persona que viene acá por primera vez tiene que probar el Terremoto, que es un trago tradicional único de El Hoyo –pipeño con shop de helado de piña– y comer una exquisita lengua, prieta, arrollado o costillar”, señala Marambio. No por nada la Guía Culinary 2008 le dio el primer en lugar en la categoría “Mejor picada del bicentenario” y  Anthony Bourdain, chef número uno de Nueva York, dijo que era el mejor lugar donde había comido en su visita por el país.

De miércoles en adelante, la humita, los porotos granados y el pastel de choclo, se toman la carta.

Pero, ¿qué diferencia a El Hoyo de otras picadas de Santiago? Marambio tiene la respuesta: “Es el ambiente, una persona deja su cerveza ahí y nadie se la toca. Tiene que ver con la gente que trabaja, son todos familiares. Acá, generalmente, no se reciben personas porque vengan a buscar trabajo, normalmente vienen por generación”.

DJango Restaurante

En pleno centro de Santiago, en Alonso de Ovale 871, encontramos otra de las picadas que resultan imperdibles al paso.

Rodeado de banderas chilenas, con una capacidad para 150 personas y con más de 40 años de funcionamiento, Django nació como tributo al solitario pistolero del mismo nombre que se encargaba de hacer justicia.

Entre sus platos más conocidos y abundantes se encuentran los arrollados, acompañados de chuleta, costillar o prieta –con agregado, que pueden ser papas o ensalada a 2.800 pesos–, medio pernil con agregado, costillar, chuleta, lomo, cazuela de aves, chancho, porotos o longanizas, entre otros.

Los tragos también son lo suyo si se trata de borgoña, cola de mono, ponche, culén, pichanga, terremoto de medio litro, pipeño y chicha.

El Rey del Mote con Huesillo

Ubicado en Rondizzoni esquina Mirador, este puesto es conocido por vender hace 80 años uno de los mejores motes con huesillos de la Región Metropolitana. Fue Alberto Bravo quien fundó el local en la década del 30 y basó su éxito en la estratégica ubicación de su establecimiento, ya que por esos años la única salida hacia la costa era por la calle Rondizzoni, que la conectaba con la cuesta Barriga.

Actualmente son tres hombres quienes atienden el reinado. ¿La receta del éxito? Ramón Palacios, quien trabaja hace 25 años en el negocio, administra el local y está a cargo de la bodega donde se preparan todos los ingredientes, aclara que tiene que ver con “atender bien al público, que se vayan felices y contentos, para que vuelvan. Tenemos muchos clientes que regresan, que viven fuera de Santiago y, cuando vienen, lo primero que hacen es venir a tomarse un mote con huesillo” y agrega: “También tiene que ver con la calidad del producto, por los años que tiene el local, el prestigio, mucha gente conoce la popularidad que tiene”.

Belarmino Salinas y Antonio Moreno trabajan vendiendo mote hace 30 años. Dicen que son los que llevan más tiempo y que la tradición de su producto tiene que ver con que las personas se sientan y relajan en las sillas y bancas dispuestas mientras lo toman.

Como fuese, cada día, venden entre 70 y 80 litros diarios de mote con huesillo, siempre dependiendo de cómo esté el tiempo y el calor. Incluso, llegan hasta la esquina extranjeros que quieren probar el destacado mote.

Peyo

Esta antigua y conocida picada, ubicada en Lo Encalada 465, Ñuñoa, sigue estando dentro de las favoritas de los amantes de la cultura criolla, ya que entre otras cosas, ofrece exquisitas sopaipillas, carnes que se preparan con las recetas de antaño y pan amasado para acompañar las comidas. Todo en un ambiente que recuerda el folclor y la cultura chilena.

No por nada, según señala su chef, Francisco González, su lema es “defender lo nuestro”.

Su primer dueño y fundador Carlos Alfredo Hahn fue quien dio con la clave. Lo bautizó como “Restaurante Don Peyo” y más tarde, después de 1973, simplemente “Peyo”.

Durante los 80, serían casi 30 mil personas las que mensualmente llegarían a su negocio y actualmente elegido -por tercer año consecutivo- como una de las mejores picadas de Santiago e imperdible de la cocina chilena (Guía Culinary), para degustar comida típica.

Incluso fue en marzo de 1983 cuando Soledad Martínez, crítica gastronómica de El Mercurio, escribió que “el tipo, calidad y precio de la comida explican la afluencia y la fidelidad del público”.

Sin embargo, a los años dorados del Peyo, siguió el fallecimiento de su fundador en 2002 y el surgimiento del protagonista de su recuperación, Olguer Inostroza, quien incluso fue garzón del restaurante y conoció, de primera mano, la época que vivió el recinto durante la década de los 80.

Para Inostroza, actual dueño del Peyo, su restaurante es un exponente representativo del género de las picadas “por trayectoria, tradición y costumbre” y explica: “Enclavado en el corazón de Ñuñoa por más de 35 años, ha mantenido inalterable las características antes descritas, como también aquellas preparaciones que representan la tradición de la cocina chilena, hoy empeñados en rescatar platos y sabores perdidos de la cocina casera”.

Como fuese, con más de mil metros de restaurante, una carta que supera los 100 productos y 80 personas trabajando en su interior, en el Peyo tienen claro cuáles son sus platos típicos: Plateada de diversos tipos –simple y pura, arvejada, a lo pobre, con salsa de pimienta-, garbanzos, charquicán, puré picante, cebiche, sopaipillas con pebre, machas a la parmesana, erizos al matico de Huasco, prietas, pescado, guatitas a la jardinera con papas fritas o cazuela. Para qué decir los postres que van desde mote con huesillo a alcayota con nueces y helado.  Todos a precios accesibles y de gran tamaño. Un clásico imperdible.

El Dominó

“Suave la mayo”, “suave la verde”, “suave el tomate” o “un Dominó” se escucha constantemente en los diversos locales de “El Dominó”. Famoso por sus hot dogs y cuyo secreto dicen, descansa en la calidad y mayonesa, está ubicado en Santiago Centro, Providencia y diversos malls del barrio oriente de la capital.

Es precisamente en sus locales donde se preparan los productos frescos que llegan diariamente al lugar. Cientos de kilos de tomates, palta, carne, vienesas, pan, frutas, mayonesa y salsa americana.

El Dominó partió con la idea de don Pedro Pubill de ofrecer una fuente de soda al estilo americano, con mucho acero, distintos productos, como desayunos, donuts, dulces y otros.

Con el tiempo, la oferta se fue definiendo en los famosos hot dogs –calificados por muchos como los mejores de Chile–, distintos tipos de sándwiches, churrascos, lomitos, aves, pavo, aliados o pailas de huevo con jamón para el desayuno. Entre los bebestibles destacan los jugos de zanahoria, leches naturales con frutas y vitaminas de naranja.

El Rincón de los canallas

Sin duda, “El Rincón de los Canallas”, es unos de los bares restaurantes más conocidos de nuestra capital. Ubicado en Tarapacá 810, el lugar se convirtió en un espacio importante durante la dictadura militar donde compartían políticos, intelectuales y artistas, la mayoría de ellos de izquierda.

“Era marzo de 1980 y se me ocurrió la idea de trasnochar a la hora prohibida. Empecé a trabajar en forma clandestina, de la una de la mañana para adelante. Había toque de queda, entonces él que me decía santo y seña lo dejaba entrar. Estos eran transmitidos por la radio Colo Colo, la Umbral, la Cooperativa, la Chilena. La gente escuchaba la radio y entre medio de música y programas decían: “Hoy saludamos a los que están de cumpleaños, saludos les mandan sus sobrinos… está lloviendo en puerto Montt, los canallas siguen igual. Esa era la contraseña del día”, confiesa entre sonrisas Painemal.

De esta manera, para ingresar al clandestino negocio, se debía golpear la puerta o tirar la cuerda que había en la entrada y que movía una campanita en el interior.

Acto seguido, desde adentro, alguien preguntaba: “¿Quién vive canalla?”; y el visitante debía responder con la clave que cada día se difundía.

En los pasillos del local, no sólo abundan imágenes de Salvador Allende y la frase “Venceremos” sino también fotografías de Violeta Parra, Che Guevara, Pablo Neruda o Víctor Jara sino que en cada rincón se destacan las raíces indígenas, referentes a la cultura de su dueño.

“¡Arauco vive!”, se repite por todos lados.

La actual casona tiene dos coloridos pisos, fotografías de los últimos cuatro ex presidentes de la Concertación y cerca de 500 cuadros paisajistas donados por pintores o usados como moneda de cambio para una buena comida, especialmente en sus inicios.

Característico resulta los nombres de sus menús, los cuales se adaptan a la actualidad política: “Costillar de Coimas”, “el Vitalicio”, “Puntapeuco” o “Cesante”, entre otros.

Entre las novedades, se encuentra “El Refugio 33”, plato que según Painemal es “bueno, rápido y bueno. Se inventó en el tiempo de los mineros de San José. Cundió y se hizo muy publicitado”, concluye. La propuesta consiste en una parrillada para dos personas en la que comen cuatro. Consta de un pernil entero, más dos chuletas, más dos prietas, más dos longanizas, más dos porciones de arroz, dos porciones de papas cocidas y ensalada surtida. Todo por 8.680 pesos.

¿Cuánto necesita una persona para comer bien? Víctor Painemal conoce la respuesta: “Con cuatro mil pesos, comes y bebes, incluso hay un plato cesante que cuesta $1.500 y consiste en dos longanizas, arroz y ensalada”, finaliza el dueño.

Los platos son para cuatro personas, pero pueden comer más. Entre los bebestibles, la oferta incluye el trago mortal, cerveza, francotirador, barrabás, chicha, borgoña en frutilla, pipeño o  “maremoto” –este último a base de pipeño y helado de piña pero con algunos ingredientes especiales. “Es un trago especial, único, hecho por nosotros, es muy parecido al terremoto sólo que lleva otro ingrediente y es más duro porque lleva agua ardiente”.

A ellos se suma el tradicional pisco sour, pero que en sus pasillos se denomina “roto sour”. Otros de sus tragos son el “milagroso”, el “barrabasito”, el “chúcaro”, el “bihagra” y la pichanga canalla llamada “canastillo”.

¿Y Víctor? Sigue en su local, cerrando en invierno a las cinco de la mañana, con la mirada perdida en la década de los 80 mientras confiesa: “el éxito del rincón de los canallas se debe a la historia misma, aquí se comparte la amistad, se dialoga, se conversa y el que llega saluda al comensal que está comiendo. Se arma la conversación sobre política actual y quehacer cotidiano. Se hacen salud de una mesa a otra. Esa tertulia se pone amena y positiva por el hecho de que se hacen todos amigos. Vibran todos en una sola onda de amistad y por sólo cinco mil pesos por persona”, finaliza.

¿Y el Mercado Central?

Abrió sus puertas hace más de 150 años y aún hoy, en el siglo XXI, da que hablar

En estas líneas la historia de algunos de los principales restaurantes que pueblan este conocido recinto.

Donde Augusto

Hablar de este restaurante es también hacerlo de sus dueños, Augusto Vásquez y Gladis Carrás, su mujer, quien prepara sabrosas recetas marinas, entre las que destacan Centolla en Cáscara de la Patagonia o Jardines de Mariscos, las cuales cautivan a chilenos y extranjeros.

“Acá soy primero la cocinera de Donde Augusto y en segundo lugar, la esposa del dueño”, señala Gladis Carrás en el sitio web chile.com. Y quienes la conocen, lo tienen claro.

Los restaurantes de Augusto se dispersan por todo el Mercado Central, con su oferta gastronómica reconocida, toques y decoración inundada por fotografías y banderas chilenas.

Más de 46 preparaciones son las que ofrece, siendo el caldillo de congrio, las pailas marinas, la corvina chilena, el curanto centralino y el pescado frito, los más pedidos por la gente.

Entre los imperdibles destacan el  pescado a la plancha o de congrio, con salsa de marisco, centolla para degustar, machas o locos.

Darío Díaz, uno de los 45 mozos que trabajan en el restaurante, dice que el sello de Donde Augusto tiene que ver con “la buena cocina y la buena atención que se le da a los clientes”. Cuestión no menor si se toma en cuenta que, diariamente, cada uno atiende entre 50 y 100 personas

La Joya del Pacifico

Con más de 80 años de servicio gastronómico, La Joya del Pacífico se caracteriza por sus excelentes preparaciones de pescados y mariscos.

“La historia de la fundación comienza el 8 de julio de 1925 con mi bisabuelo y sigue en la actualidad conmigo, el único de la familia encargado del negocio” cuenta Jorge Ulloa Cortés, dueño de la Joya del Pacífico quien tiene claro que el éxito del lugar se debe a “la cordialidad y mantención de las raíces de lo que es la comida, la gastronomía y las costumbres de la isla grande de Chiloé pues todos en la familia somos descendientes de chilotes, de la ciudad de Ancud y del pueblo de Huillinco”.

Entre los platos más famosos se encuentra el congrio, corvina, reineta y todo tipo de pescados y mariscos. Preparaciones marinas que pueden ser al vapor, a la plancha o fritas y acompañadas con agregados como arroz, papas fritas, ensaladas o puré de papas, que pueden ir junto a una copa de vino blanco bien helado.

Según Ulloa Cortés, dueño del restaurante, a la lista de imperdibles se encuentra “una centolla típica de la región austral de Chile con salsa especial que se hace acá, los agregados incluidos, los vinos, bajativos y un pisco sour típico de nuestro país. Una buena opción es un pulmay, un curanto a la olla que es típico de la isla grande de Chiloé donde yo procedo y es muy típico de aquí, de La Joya del Pacífico”.

El Tío Willy

Su dueño, Williams Carraha, alias “el Tío Willy”, trabajó por muchos años como mesero del local “Donde Augusto”, hasta que decidió instalarse con un restaurante propio dentro del Mercado Central. Hace 25 años comenzó con un local sencillo y pequeño, pero al poco tiempo, logró hacerse de una clientela habitual y convertirse en una de las “picadas” más populares de este centro gastronómico.

Su fuerte radica en los mariscos y pescados, los que son preparados con recetas secretas de la familia y que pueden ser degustados de distintas maneras, ya sea al “pil pil” o a la “parmesana”.

Elías Carrasco, hermano de “El Tío Willy” y administrador del restaurante, se define como la “mano derecha del dueño” y cuenta que su sello reside en que “tenemos nuestro propio estilo y ofrecemos comida para cualquier persona que quiera acceder a comer rico, bueno y barato. Atendemos en promedio a 30 o 40 personas diariamente, actualmente hay mucho turista extranjero, especialmente brasileño”, finaliza.

Comparte:

Comentarios (36)

Roberto

Cada vez que se habla de las picadas de Stgo. salen los mismos de siempre y a mi me parece que por precios, atención y calidad no cumplen tal condición. Por ejemplo La Piojera no tiene nada de picada, es demasiado caro, prefiero ir al Wonder Bar en calle Gral. Mackena. El Mercado Central, insisto para mi gusto, tampoco es picada… es demasiado caro, además el Augusto famoso ese parece mafioso por la forma como se disputa a los potenciales clientes con los otros locatarios.
Ahora, si me permiten, les voy a entregar mis mejores picadas de Stgo.:
Carne a las brasas; lo mejor son las parrilladas uruguayas de calle Rancagua, pasado V. Mackena.
Chancho a la chilena; Los Troncos, por allà en el barrio de las barrancas.
Almuerzo rico y barato, donde la Sra. Adriana en La Vega Chica.
Pescados y mariscos; Puerto Calbuco en calle Bilbao y al ladito, imperdible las ostras al paso, fresco y barato.
Por último, para comer los mejores completos e italianos de Chile, van a tener que ir al puerto de San Antonio, al Café Paulina lejos pero lejos lo mejor.
Bueno eso sería, gracias… ahh se me olvidaba, otro tema gastronómico interesante a tratar es la atención de los garzones chilenos, puta que es mala (nada que ver con los mozos peruanos, argentinos o españoles), la mayoría atiende mal, cero protocolo, no cachan los platos y sólo se apuran pa las propinas.

viernes 25 de febrero 2011 a las 02:26
1
Andres Vial

Una picada es más que un buen precio y buena comida. Los de la lista, son picadas con historia y de ahí -entiendo- la selección del reportaje. Han recibido y lo siguen haciendo a cuatro generaciones. Felicito a El Periodista por esta nota y la que viene en la edición de hoy sobre los museos.

sábado 5 de marzo 2011 a las 00:16
2
Samuel

Los mejores completos del pais son los del “Sibaritico”
Alabados por Tony Bourdain, amados por los bohemios de la Plaza Anibal Pinto en Valparaiso.

viernes 18 de marzo 2011 a las 03:07
3
Jaime

Me parecen precisos los comentarios de Roberto, agregaría el San Remo en Cuevas con avenida Matta, las del Danoi en avenida Italia 1791, particularmente la de carne. En la Uruguaya no solo es buena la parilla, probar las milanesas, buenisimas. Por último visitar las pipas de Einstein, Saludos.

jueves 31 de marzo 2011 a las 03:37
4
ALEJANDRO

LES RECOMIENDO LOS JUANITOS, LOCAL 22, EN EL MERCADO CENTRAL

miércoles 13 de abril 2011 a las 15:56
5

Samuel,

Por favor no afirmes que Antony Burdain “alabó” los hotdogs del sibarítico, ya que a muchos chilenos, como a mí, les molestó la pobre selección de lugares y cosas que le dieron a probar, partiendo por esos hot dogs asquerosos del Sibarítico. Dicho sea de paso, el Sibarítico ya no existe en Valparaíso y sólo está en Viña.

Después, para que decir el pisco sour que le dieron en ese bar de mala muerte, una verguenza. El Pisco Sour no es chileno, y el mejor no se hace en un antro oscuro en algún cerro perdido.

Para terminar de refutar tu opinión, el mismo Antony Burdain alegó que el hot dog era incomible por el porte y por los ingredientes que le ponían. Por mi parte, estoy plenamente con él, que decisión mas incomprendible de parte de la producción del programa. ¿Por que cresta no lo llevaron al Dominó, que es el lugar por excelencia y pintoresco suficiente para que un gringo vaya a gozarlos?

Fijate que la única parte donde lo pasó realmente bien fue en esos lodges gringos que hay en Chiloé, lugar donde si le deben haber dado cordero, curanto y cuantas maravillas puede ofrecer nuestra gastronomía.

Así que estoy con el otro loco que dijo que los mejores Hot Dogs están en el Paula de San Antonio, por que aún cuando no sean los mejores, sin duda son MIL veces superiores a esas asquerosidades que le dieron a Burdain.

A.

jueves 17 de noviembre 2011 a las 16:24
6
Rosa

Andrés:

El programa de Bourdain se trata precisamente de conocer “picadas”, seguro ni conoces los completos del sibaríticos, en caso de que los conozcas y no te gusten es porque eres un siútico…
Si a Bourdain no le gustaron fue por la combinación de ingredientes del completo que, oh sorpresa!! por si no lo sabías es la misma en todas partes, desde el sobrevalorado y enano completo del dominó hasta el carrito de la esquina, el tema es que a los gringos les sorprende y a veces disgusta, un hotdog con palta, tomate y queso porque no están acostumbrados a comer una salchicha con esos acompañamientos. Pero el gringo ese ha comido cosas enormes y raras en muchas partes y no es raro que no le gusten, lo que no quiere decir que su opinión es ley.
Ahora, por suerte no lo llevaron al Dominó, un lugar fome, lleno de oficinistas y gente que no tiene idea de donde encontrar “picadas” de verdad, son ricos, pero nunca lo recomendaría como memorable para un turista.
En cuanto al pisco sour recuerdo que fue sólo mala elección del tipo que lo acompañó, pero por suerte fueron a un “bar de mala muerte” y no a un siútico restorán cuico, porque Bourdain vino a conocer los lugares y comidas típicas de los chilenos, que, buenos o malos, son lo que son, excepto claro para quienes encuentran todo lo popular malo o rasca, que no tienen “calle” y les falta bajarse un ratito de su nube…

jueves 24 de noviembre 2011 a las 00:44
7

Rosa, pareces de las personas que se sienten con el derecho de de calificar a las personas a su antojo no vivo en ninguna nube y creo que hoy existen personas como tu las describes pero son cada vez menos ahora una picada no se caracteriza por ser de mal aspecto puede ser muy modesta incluso con los vasos o loza picada pero limpio y con historia para tu pesar el domino del centro es un icono y me siento orgulloso de que exista y ser oficinista no creo que sea un burges mas aun con precios que igualan o superan la comida chatarra y que permiten a muchos comer algo rico y tradicional de este país la alta rotación que tiene este local y sus precios mas su calidad desmienten todos tus argumentos

domingo 1 de enero 2012 a las 21:44
8
BENJAMIN

Varios no tienen nada de picada EL HOYO caro mal atendido, demoroso. LA PIOJERA carisimo, mal atendido, lugar de snobista y siuticos que de repente respingan la nariz. AUGUSTO ya lo dijeron. EL DOMINO,nunca ha sido picada, si hay calidad. EL RINCON DE LOS CANALLAS el de hoy no lo conozco, el antiguo de tarambanas y calaveras, políticos nunca vi. Íbamos porque no había otro. desagradable los dueños vendedores de poma. Comida y copete reguleque y no barato. VERDADERAS PICADAS EL SEGUNDO PISO DE LA NUEVA FERIA TIRSO DE MOLINA VECINA A LA VEGA BUENA Y BARATA LA COMIDA

lunes 2 de enero 2012 a las 04:41
9
Comensal

A.Bourdain, segun mi parecer en su desarrollo en “no reservations” se ha vuelto algo mirador en menos, sus estandares de evaluacion se han puesto desordenados y pretende ser mas bien un escritor donde las metaforas tratan de jugar parte importante de su “bla, bla”. De picadas, nada o no mucho… tanto asi que los mismos “guias” que le facilitaron parecian perdidos en las “tan conocidas picadas”, parecia mas bien un libreto aprendido en ingles para poder comunicarse aunque sea un poco en un lugar que probablemente ellos nunca habian visitado. En ese capitulo faltó mas gente y menos tomate/palta/mayo. El mismo Andrew Zimmern quien a mi parecer como decimos los chilenos es 1000 veces mas aperrado que el descendiente de franceses, visitó el mercado central comiendo directamente y con limon en mano el mal afamado “piure”; visitó el sur y fue gente, se incorporo a los desconocidos y disfruto sin tener la idea de “hey soy famoso afuera, tengo un programa de comidas raras asi que alimentenme para que hable bien de su pais”… sensacion que cruzó mi persona cuando escucho decir a Bourdain que habia cierto revuelo por la portada de los diarios que lo mostraban a él…

lunes 20 de febrero 2012 a las 18:51
10
la nota diferente

Cuando viajen a Lota, visiten Restaurant-Bar EL CHIFLON. Encontrará , todos los días del año, Carnes, pescados, mariscos y comida casera.- Para beber: vinos seleccionados, cervezas, tragos y bebidas; destaca su típico trago minero: El Harinado ( vino tinto con harina tostada )$1.000 la caña.- Ambientado en su decoración al estilo Minero del Carbón, RESTAURANT-BAR EL CHIFLÓN, espera a sus visitantes en Avenida El Parque 65 en Lota Alto.- Consultas y reservas al 2871314 o al 90910118.-

martes 3 de julio 2012 a las 01:44
11
hector

El otro día Fui a la joya del pacífico pedI ina reineta frita me trajeron una wea asquerosa fea y desabridatoda quemada sin presentación mala mala. Oel precio algo así como 4900. * hace 2 días fui donde augusto los precios elevadisimos la reyneta con papas mayo 6990. Estaba rika pero no será muy caro considerando ke en el mismo mercado se encuentra a 3000 pesos . y la piojera en pipeño ahí no más y caro un pipeño weno de portezuelo te creo y el pelao kl de la barra atiende como las weas

viernes 5 de octubre 2012 a las 20:12
12
Malaje

Felicitaciones a Roberto por su aportación. Comparto plenamente sus opiniones al respecto de lo que se debe entender por una picá. Después de muchísimos años fuera de Chile ( 25 ), regreso a mi país dispuesto a saborear y disfrutar nuestras delicias gastronómicas y me encuentro locales de bajo despliegue a todos los niveles, platos escasos tipo ración para niño en Europa y precio , eso sí europeo. Todo ello , aderezado como bien dice Roberto con el mal gusto de unos camareros secos y poco profesionales. Que pena que no nos dejen disfrutar de lo nuestro.

jueves 3 de enero 2013 a las 16:41
13
Carlos Vera

Que tanto validan a Bourdain, un gringo que puede que viaje mucho pero es solo eso. Las verdaderas picadas, en cualquier parte del mundo, son las cumplen con las 3B y punto, sin eso no existen… Aun no entiendo como como pueden llevar a un extranjero a probar un tipo de comida que es un derivado de una salchicha con pan que se vende en cualquier calle de gringolandia, teniendo platos maravillosos como una buena cazuela, porotos en cualquiera de sus preparaciones, plateadas, empanadas, etc, etc. La identidad y cultura de nuestro pais se debe preservar mostrandola y no esconderla

miércoles 30 de enero 2013 a las 18:35
14
Gustavo Lastra

Cuando quieran comer un rico pescado o mariscos, una muy buena opción es El Ancla ubicado en la Caletera lado norte de Americo Vespucio poco antes de la ruta 5, el local es gradable, cuentan con estacionamientos y la relación Precio Calidad es muy conveniente.

domingo 17 de febrero 2013 a las 15:09
15
Claudio Araya

Concuerdo con “El Ancla” de Vespucio al llegar a la 5 SUR, sin duda es muchisimo mejor que cualquier local del Mercado, le frecura de los platos, la presentación y la atención de los garzones es muy buena, en precios son similares o inferiores a los del Mercado, no sé si será picada pero es excelente entre precio y calidad, voy cuando puedo.

jueves 28 de febrero 2013 a las 20:18
16
manuel pereira

mi esposa quiere comer langosta donde voy en Santiago gracias

sábado 8 de junio 2013 a las 20:02
17
Arturo

Manuel:

Langosta barata no vas a encontrar, pero si te quieres dar un gusto e impresionar a tu mujer, “Ocean Pacific”, en la segunda o tercera cuadra de Cumming.

viernes 28 de junio 2013 a las 20:27
18
Claudia

La mejor picada donde es abundante barato (6.000 /persona) rico, buena atencion, es un local pequeñito pero muy acogedor, es en sector del persa Bio-Bio el restaurant se llama “DONDE CHILE” Padre e hijo se llaman Chile, atendien personalmente, esto queda calle Victor Manuel entre Placer y Arauco… Galpòn 2 ae lo recomiendo y no se arrepentiran… Saludos!

jueves 1 de agosto 2013 a las 15:15
19
Erasmo

La mejor Picada de Todas PLATINUM Vitacura.

domingo 1 de septiembre 2013 a las 17:13
20
Genaro

Una buena picada es un local en la vega chica llamdo ^tia sonia^ cumple con las 3 b, recomiendo el pato a la naranja por 3.200 pesos, ademas hay una señora afuera que vende cebollas, por 4 mil pesos se mete debajo de la mesa y te hace un mamon de aquellos mientras almuerzas…

lunes 14 de octubre 2013 a las 20:39
21
Dimitri

Menosmal que a burdain lo llevaron a El hoyo , ya que con esos “guías” gastronómicos bien pobre habría sido nuestra muestra gastronómica ,perdónenme pero sibarítico , por favor es un mal chiste , por suerte no lo llevo a Juan maestro .

martes 19 de noviembre 2013 a las 02:19
22

Solo diré… “MARDOQUEO”.

martes 18 de marzo 2014 a las 18:45
23
Pedro Polanco

Que pobre la gente que escribe de picadas , siempre lo mismo , el hoyo no es picada , es un restaurant turista , al igual que la piojera , o donde augusto , deberan esos lugares finaciar estos escritos , ya que no entiendo como pasa el tiempo y siguen escribiendo sobre ellos , si dejan mucho que desar en calidad y atencion , les recomiendo que vayan a probar la plateada o las prietas a El Volcan , el arroyado y hamburguesas del San Remo , dejen de lado los completos , mientras no mejoren las salchichas no hay caso con exepcion del Hoggs , vayan a comer a El Grandioso Caballo DE Palo , quizas se encuentren con algun grupo de cueca brava , espero que me entiendan mi postura y dejen de alabar restaurantes turistas que ya estan lejos de ser picadas .

miércoles 2 de abril 2014 a las 18:19
24

interesantes las historias, pero varios de los lugres mencionados, opino k de picada, nada. En casi todos los rest mencionados el servicio es pesimo, la calidad discutible y precios de pais desarrollado. Se agradece xk permite k otros aporten con datos mas realistas.

Para mi, uno k podria calificat como picada es el Lanzas en plaza Nunoa, pero aun encuentro k el servicio es muy pobre. Nos falta mucho en lo que a servicio respecta en todo Chile.

sábado 10 de mayo 2014 a las 21:26
25
Daniel

Concuerdo con varios sobre que los lugares mencionados no son picadas…alguna vez lo fueron…yo he ido a varios y si…el servicio es pésimo y la calidad dudosa…

martes 1 de julio 2014 a las 17:35
26
Alina

Hola ! quiero llevar a mi pololo al mercado central, el quiere comer ahí, en realidad queremos conocerlo juntos. Pero que local, es rico, y de calidad ? nos encantan las pailas marinas. No importa el precio, necesito calidad en el plato, la atención y frescura en lo que estoy comiendo. Me ayudan, Gracias!

jueves 10 de julio 2014 a las 05:15
27
christian

Alina hay local pequeńo en el mercado que se llama donde bahamondes la comida es espectacular y lo atiende una señora muy amable, si quieres mayor comodidad donde richard es bueno.

domingo 31 de agosto 2014 a las 00:32
28
Ninfa

Hola soy de Venezuela fui a Santiago de visita el año pasado conocí Donde Augusto la comida muy buena pero no me gusto la atención,la pionera no me gusto para nada parece un antro de mala muerte,el rincón de los canallas si me gusto la comida buena económica,la atención el ambiente muy agradable,repetiría la visita.tomare nota de los que han nombrado para ir en mi próxima visita

sábado 6 de septiembre 2014 a las 14:51
29
Leonor

El concepto de picada, para mi, es que sea BUENO, BONITO, BARATP, que te atiendan bien y quieras volver. De las que conozco..si quieres un rico BARROS LUCO, en marraqueta con HAAAARTO QUESO, el CAFE JACQUES, en la Estaciób Central ( el mardoqueo NO ES PICADA, los sandwich son ricos, bien hechos, pero por favor..¡¡ es más caro quela FUENTE ALEMANA ), cerca de LO VALLEDOR, El Caballo de Palo, en la calle Gorbea, El Ciudadano. Para mi gusto…ESAS SON PICADAS, sin obviar LA VEGUITA, La Mamita,Av La Paz, el mejor POLLO AL COGNAC. En Romeral, fue PICADA el COLO-COLO, hacen la mejor PLATEADA DE CHILE..pero ahora es ..carito, dejó de ser picada, en Carme, Parrilladas El LLano, o donde el HUASO ARAVENA, en El Monte, DONDE ARAVENA.. LAS PIPAS de SERRANO,Donde Carlitos en Av Vivaceta….ya..me agoté..pero..cada uno con su opinión, todas son muy respetables.

sábado 6 de septiembre 2014 a las 22:37
30
roberto

HOLA, HE RECORRIDO MUCHOS LOCALES DE COMIDA, PERO PARA COMER PARRILLADAS ES DONDE CARLITOS DEL SECTOR VIVACETA, Y EL POLLO CABALLO DE AV. LA FLORIDA PARAD 24. ES COMO ESTAR EN ARGENTINA, MUY BUENOS.

domingo 14 de septiembre 2014 a las 05:46
31
Rocío

escuche que hay un lugar donde a sus platos le ponen nombre de famosos, no se si famosos chilenos u otros pero si alguien sabe ayudeme y diganme que tal es, GRACIASSSS

viernes 7 de noviembre 2014 a las 22:20
32
Enrique

La picada del Tio Wylly no la encontre muy buena en la preparacion y en el verano es un infierno adentro…

sábado 31 de enero 2015 a las 18:01
33
Luz

Quisiera decirles humildemente, que la pica es un lugar pequeño, donde se come rico la comida de nuestro pueblo, que tiene raíces ancestrales y eso es según el lugar, la geografía,los productos y la cultura de ese lugar. Por lo que es una opinión y una opción absolutamente personal, que cuando es compartida por muchos se hace célebre y famosa, por lo mismo no todas las picadas son efectivamente picadas, cuando generalizadas entran en la opinión de muchos, ya que según Benedicto XVI, ni la Eucaristía es para todos, sino para muchos…. y el Entendimiento es un don

sábado 28 de mayo 2016 a las 20:42
34
Lugo

Lo que Luz en su humilde opinión define es un local de comida típica chilena, para eso Pomaire. Una picada se define por las 3B. No necesariamente es de comida chilena. Una picada sobre todo es donde rica, abundante y barata. La decoración normalmente no es muy bonita y la atención buena, por lo general se da en los barrios populares…providencia no tiene picadas, de partida son caros. Abemus picadamm.

miércoles 20 de julio 2016 a las 16:46
35
Ricardo León

¿dónde se puede comer causeo de patitas de chancho?

martes 24 de enero 2017 a las 20:50
36

Leave a comment

 
 
 

 
.