Denuncian a la embajada de España en Santiago de censurar acto conmemorativo de llegada del Winnipeg

sábado 26 de agosto 2017
|
por

La información fue dada a conocer por La Comisión por la Memoria del Exilio Republicano y señala que la actividad que se realizaría en el Centro Cultural de España, fue prohibida “por la ideología de las personas que llegaron huyendo del fascismo”. Responsabilizan al embajador Carlos Robles Fraga, hijo del ministro de Educación de Carlos Arias Navarro y sobrino de Manuel Fraga.

La Embajada de España en Chile, que tiene como máximo responsable al diplomático Carlos Robles Fraga, ha prohibido la celebración de un acto de homenaje a los ciudadanos españoles que llegaron al Estado andino durante la Guerra Civil y los primeros años de la dictadura franquista, que debía desarrollarse el próximo día 8 de septiembre en el Centro Cultural de España en Santiago.

La Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, sin embargo, achaca la decisión a “deficiencias” en la organización, sin precisar su alcance.

Así lo denuncia la Comisión por la Memoria del Exilio Republicano en Chile, un colectivo con presencia cántabra que nació hace unos meses, impulsado por una veintena de españoles residentes en Chile, que se han marcado como objetivo “recordar a los miles de compatriotas que huyeron tras la victoria de Franco y que han contribuido al desarrollo de la sociedad chilena”.

La actividad prevista, que contaba inicialmente con todos los permisos para celebrarse en el centro dependiente de la Embajada de España y para la que habían comenzado a repartirse invitaciones, pretendía conmemorar el aniversario de la llegada del Winnipeg’ a Chile, en 1939, una efeméride de la que se cumplen ahora 78 años.

El barco, fletado a través del poeta Pablo Neruda, permitió a más de 2 mil exiliados españoles huir de los horrores de la guerra y salir desde los campos de refugiados franceses con rumbo a un futuro mejor, en el continente latinoamericano.

A través del Winnipeg llegaron a Chile autoridades republicanas y diferentes personas que, posteriormente, tendrían un importante desarrollo del país andino, como Víctor Pey, Roser Bru, José Balmes o Elena Gómez de la Serna, entre otros, que iban a ser recordados y homenajeados en este acto, cancelado por la Embajada de manera unilateral.

El evento contaba con la confirmación del Centro Cultural de España en Santiago y el respaldo de diferentes organizaciones, tanto españolas como chilenas. Sin embargo, según denuncia la Comisión por la Memoria del Exilio Republicano, “a partir de las presiones ejercidas por la Embajada de España en Chile, el acto ha sido cancelado”.

Los organizadores responsabilizan directamente de este hecho al embajador en Chile, Carlos Robles Fraga, hijo del ministro de Educación en el Gobierno de España que presidió Carlos Arias Navarro [último de la Dictadura y primero de la monarquía impuesta por el tirano genocida Francisco Franco], Carlos Robles Piquer –que comenzó su intensa carrera política bajo el paraguas de la dictadura franquista–, y también sobrino del fallecido Manuel Fraga [Ministro de Información y Turismo en la fase final del vil Franco]. Además, vinculan la prohibición con “la ideología republicana de aquellas personas que llegaron huyendo del fascismo”.

Rectificación y disculpa

La Comisión recuerda que se trata de una organización “apartidista”, que trabaja tanto con exiliados republicanos como con descendientes del exilio y personas de nacionalidad chilena y española, con la intención de recuperar la memoria de aquellos que tuvieron que abandonar España a causa del triunfo del bando golpista en la Guerra Civil.

El acto programado se iba a desarrollar como una conmemoración del 78 aniversario de la llegada del barco Winnipeg a Valparaíso, que tuvo lugar el 3 de septiembre de 1939, y dentro de una campaña que pretende culminar con la presentación de un proyecto de ley para convertir esa fecha en el Día Nacional del Exiliado Republicano Español en Chile.

 Sin embargo, “ante las presiones ejercidas por diferentes colectividades españolas y por la Embajada de España”, institución de la cual depende el Centro Cultural, el evento ha sido cancelado, prohibiendo realizar la actividad en dicho lugar, ante lo cual, los organizadores manifiestan su “profundo rechazo a esta censura ante un acto amparado por la Ley de Memoria Histórica de España, aprobada tanto en el Congreso como en diferentes parlamentos autonómicos”.

“Este hecho nos muestra cómo, a 78 años de la caída del gobierno democrático en España y el inicio de 40 años de terror para nuestro país, recordar nuestra memoria, recordar a aquellos hombres y mujeres que defendieron la democracia contra el fascismo sigue siendo un acto censurado, impidiendo alcanzar metas acordes a los Derechos Humanos como son la justicia, la verdad y la reparación para las víctimas del franquismo”, subrayan desde la Comisión, que exige “rectificación y disculpa” al Embajador.

Acto alternativo

Finalmente, ante la imposibilidad de realizar el homenaje, por su “carga política”, en el Centro Cultural de España, la Comisión ha obtenido el apoyo de la Fundación de Derechos Humanos de Chile para realizar un acto alternativo en el Estadio Nacional de Santiago, que acoge un Centro de Memoria de los Desaparecidos durante la dictadura de Augusto Pinochet, que tendrá lugar el próximo 2 de septiembre.

A pesar de ello, desde la Comisión por la Memoria del Exilio Republicano en Chile lamentan el varapalo que supone tener que buscar un lugar distinto al previsto inicialmente, en un acto que había adquirido una gran repercusión y para el que se estaba tramitando la presencia de las más altas autoridades del país sudamericano, como la asistencia de la propia presidenta, Michelle Bachelet.

Además, estaba confirmada la participación de Víctor Pey, un exiliado español de 102 años que fue amigo personal de Salvador Allende y que tuvo escondido en su casa a Pablo Neruda hasta que consiguió liderar un plan que le permitió escapar del País, cruzando los Andes, con una vida de película en la que ha llegado a dirigir el periódico EL Clarín o impulsar la construcción de importantes infraestructuras en todo el País.

“Deficiencias en la organización”

Por su parte, la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores reconoce la cancelación unilateral del evento, alegando “deficiencias” que no precisan, por parte de la Comisión por la Memoria del Exilio Republicano en Chile, impulsora y organizadora del homenaje.

“No podemos precisar las deficiencias; pero, básicamente, tienen que ver con que no se hizo una organización y una coordinación adecuada entre la Comisión y el Centro Cultural. Por eso, cuando se mantuvo una reunión con ellos para anunciarles la cancelación del acto, se les ofrece organizar un evento en un momento posterior con un programa que esté plenamente organizado y coordinado entre ambas partes”, señalan a preguntas de eldiario.es.

En este sentido, subrayan que “tanto la Embajada de España en Chile como el Centro Cultural han llevado a cabo diversos actos de conmemoración respecto a la llegada del Winnipeg y sobre la aportación de los exiliados españoles a los distintos ámbitos de la vida chilena” e insisten en que esta instalación “es un lugar donde tienen cabida todas las manifestaciones culturales y artísticas”.

Comparte:

No hay comentarios

Leave a comment

Columnas

.