Al menos 550 mujeres de Occidente dejaron todo para unirse a Estado Islámico

jueves 29 de enero 2015
|

EIOriundas de Europa Occidental, viajaron a Siria e Irak para unirse a su causa. Un informe del Instituto para el Diálogo Estratégico investigó qué las motiva.

Por Info News

Según un informe publicado por el Instituto para el Diálogo Estratégico, con sede en Reino Unido, al menos 550 mujeres de Europa Occidental han viajado hasta Siria e Irak para unirse a las filas de Estado Islámico.

“Mucho se ha escrito sobre los más de 2.000 migrantes hombres de países como Estados Unidos y Australia que se unieron a EI, pero poca referencia se ha hecho al fenómeno de las mujeres que han hecho lo mismo”, explica la introducción del informe realizado por Carolyn Hoyle, Alexandra Bradford y Ross Frenett, reproducido por la BBC.

Sin embargo, aclaran que no todas lo hacen para tomar las armas. “Sólo tres testimonios de mujeres de los que se tomaron para este informe evidenciaron un verdadero deseo de tomar las armas. El resto, aunque apoya la violencia ejercida por Estado Islámico, no expresa ningún empeño de estar en el campo de batalla”, aseguran los autores del estudio.

El informe fue titulado “¿Convirtiéndose en Mulán?”, en referencia a la leyenda china sobre una joven adolescente llamada Hua Mulán, que se disfrazó de hombre para poder reemplazar a su padre en el ejército y quien posteriormente se convirtió en una heroína.

Muchas de las reclutadoras islamistas han utilizado esta leyenda para convencer a las mujeres de que se sumen a la “causa jihadista” de Estado Islámico, señala el informe.

Sobre los motivos, explica que una de las principales razones es el rechazo a las acciones contra las mujeres que se han perpetrado tanto en Irak como en Siria en los últimos años, basándose en la diferencia de género.

“La mayoría de los testimonios sobre las causas se relacionan con la dimensión de la opresión contra los musulmanes alrededor del mundo. Desde Bosnia hasta Siria y desde Birmania hasta Malí”, sostiene el documento.

También asegura que la complicidad de estos ataques contra la Umma (la comunidad de creyentes del Islam) por parte de los gobiernos de Occidente ha hecho crecer la rabia de algunas mujeres al punto de tomar la decisión de viajar al territorio controlado por Estado Islámico y convertirse en una “mujahirah” (mujer que viaja).

“La empatía que sienten esas mujeres con las víctimas musulmanas de la violencia y la complicidad que perciben por parte de los gobiernos de Occidente han sido clave en la decisión de dejar todo y marcharse a buscar una sociedad alternativa”, señalan los investigadores.

Otro de los aspectos que toca el informe es el paso que afrontan las mujeres cuando toman la decisión de viajar a los territorios de Estado Islámico: dejar a su familia.

“Hay evidencia que son las familias las que tienen una fuerte influencia para evitar que se tome esa decisión o que, al menos, se la aplace. Pero a la vez, cuando la mujahirah logra dejarlo todo, se convierte en un motivo de orgullo: ‘Ni su familia la detuvo de venir a luchar contra los kuffar (no creyentes)’, destacan las reclutadoras en sus mensajes por las redes sociales”.

En sus viajes hacia territorio de EI, algunas veces son detenidas y regresadas a sus países de origen. Pero eso no parece detenerlas. Pero no solo es dejarlo todo, es también ayudar a construir una sociedad.

Para muchas mujeres musulmanas que han migrado existe un deber de restituir el honor de su religión y lo hacen mediante su aporte a “la construcción del califato”.

Comparte:

No hay comentarios

Los Comentarios se han cerrado.

Columnas

.