Compras Militares: El lobby del Ejército

Hace 1 minuto
|

foto portada 1Con notas de prensa que exageran desproporcionadamente las capacidades militares actuales de Perú, instigadas por el Ejército de Chile, se busca evitar que el Gobierno de Piñera trabe o posponga la agenda de proyectos de compra de nuevo equipamiento bélico.

Por Equipo EP

El Ejército solicitó a diferentes medios de prensa capitalinos que destacasen el “rearme” militar de Perú, y la “amenaza” que ello representaría para Chile, aseguraron a EP fuentes del mundo periodístico. Una de las respuestas a la mencionada solicitud sería la nota publicada por El Mercurio el pasado martes 30 de julio, bajo el titulo “Perú exhibe su renovado poderío militar”. Una solicitud similar se hizo al consorcio de medios COPESA, sin resultados todavía.

La operación mediática busca incrementar la percepción de amenaza del vecino país en la opinión pública nacional, para justificar planes de compra de nuevo material bélico. Los objetivos serían de corto y largo plazo. En lo inmediato, se busca justificar planes de compra de material bélico que incluyen la adquisición de hasta ocho aviones medianos de transporte, un centenar de tanques Leopard 2A5M y otros equipos.

De acuerdo a fuentes cercanas al sector Defensa, el comandante en Jefe del Ejército, general José Miguel Fuente-Alba, espera reunirse en estos días con el Presidente Sebastián Piñera, a fin de hacerle presente la urgencia de proceder con esos planes. Según esta versión, tanto el alto jefe castrense, como también el subsecretario de Defensa, general (R) Oscar Izurieta, han solicitado al ministro de Defensa Rodrigo Hinzpeter que las adquisiciones se resuelvan antes del término de la administración Piñera.

Hinzpeter, que había garantizado hace algunos meses que obtendría financiamiento para la compra de los aviones de transporte, no logró obtener la autorización del Primer Mandatario. Frente a eso, el general Fuente-Alba, que quiere concretar la adquisición de las aeronaves antes de dejar el mando institucional en marzo próximo, habría solicitado ser recibido por el Presidente.

¿Por qué se atribuye tanta urgencia a concretar las compras militares antes del término del presente periodo de gobierno? Porque los uniformados se han ido enterando de que el equipo que ve los temas de Defensa en la candidatura de Michelle Bachelet, que viene trabajando desde hace más de un año en el Instituto Igualdad del PS, es crítica del proyecto de ley de Financiamiento de Capacidades Estratégicas.

Enviado al Congreso en mayo del 2011 por el ex ministro de Defensa Andrés Allamand y ahora en trámite en el Senado, el mencionado proyecto busca proveer cerca de 500 millones de dólares anuales para adquisiciones de material bélico, reemplazando a la Ley Reservada del Cobre, aún vigente hoy, que asigna para ese fin un piso de 280 millones de dólares por año. El consenso de los especialistas que trabajan con Bachelet es que esa asignación no supere los 300 millones de dólares anuales.

La visión del grupo, en el cual también participan representantes de la DC y el PPD, es que la evolución del diferendo marítimo con Perú, hoy en manos de la Corte Internacional de La Haya, demostró que la apuesta por la superioridad militar hecha en la década pasada bajo los gobiernos de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, donde se registraron los mayores incrementos de gasto en compras militares de los últimos años en Chile, fue simplemente un fracaso. Esas conclusiones serían compartidas por ambos ex mandatarios.

Esto ha remecido a los mandos de las FFAA, que venían confiando en las garantías recibidas de personeros de la Concertación, como el ex ministro Francisco Vidal y el ex subsecretario Gabriel Gaspar, de que todo seguiría igual bajo un eventual gobierno de la Centro-Izquierda. Sin embargo, la verdad es que ni Vidal ni Gaspar forman parte del grupo programático que comenzó a trabajar en el  2012.

portada 3

Las recomendaciones del grupo de trabajo de Nueva Mayoría serían muy precisas respecto de la necesidad de acotar las compras de equipo militar, considerando también los costos de mediano y largo plazo, donde los requerimientos de mantenimiento, reparación y modernización del armamento adquirido se harán insostenibles financieramente. Sin embargo, lo más importante es que, en la dimensión política se recomienda dar un giro hacia una planificación y diseño de fuerzas por capacidades en lugar de amenazas, apuntando hacia una equiparidad relativa de material respecto de los países vecinos, dejando de lado la superioridad a ultranza perseguida en la última década.

Se apostará en cambio por una disuasión por contención, en lugar de la disuasión por castigo que se privilegió hasta ahora, y también por incrementar la cooperación con Perú en los ámbitos de la seguridad, la defensa y lo militar, así como también por la construcción de nuevas medidas de confianza mutua, en un esfuerzo donde la Cancillería asumiría un rol de liderazgo mayor que el actual.

Con ese horizonte, que evitará que Chile sea percibido como una amenaza, se procuraría mantener los niveles tecnológicos de las fuerzas armadas chilenas, pero evitando los excesos de número de la última década.

Un buen ejemplo de ese exceso son las tres brigadas acorazadas que el Ejército tiene destacadas en la zona norte del país, equipadas con material de primera línea que incluye tanques Leopard 2A4, transportes blindados de infantería Marder A3 y obuses autopropulsados M109 de 155mm, además de otros equipos. Aunque disponen de excelente armamento, sólo una de esas tres brigadas cuenta con una plantilla de personal completa, mientras que las  dos restantes son sólo regimientos en la práctica.

Bajo las recomendaciones del equipo programático de Nueva Mayoría, sólo una brigada quedaría en la zona norte, en tanto que las otras dos serían consolidadas en una nueva brigada, que sería reubicada en el Norte Chico o la zona Centro-Sur.

Estas ideas serían implementadas en un escenario post veredicto de La Haya, tras el cual todo el peso puesto por el Ejército en su despliegue en la zona norte perderá todo sentido. Entonces los problemas limítrofes estarán legalmente resueltos, quizás no en una forma que dé completa satisfacción a todas las partes, pero bajo una fórmula que será reconocida dentro del sistema internacional y determinada por un alto tribunal dependiente de Naciones Unidas, y en la cual probablemente concurrirán no sólo consideraciones de derecho sino también criterios políticos de resolución de conflictos.

 Exageraciones y falta de contexto

La exageración de supuestas amenazas externas no es nada nuevo. Durante los años noventa el Ejército insistió sistemáticamente en que Perú había comprado tanques rusos T-72, y en que eso ponía a Chile en una situación muy vulnerable. Fue uno de los argumentos que pesó en la compra de los tanques Leopard 1V a Holanda en 1997. Pero la verdad es que el vecino país no sólo no había adquirido los T-72 sino que sus T-55 ya estaban obsoletos.

La nota titulada “El poder de Perú, Argentina y Bolivia”, publicada en el vespertino La Segunda a fines de marzo pasado, también exageró las potencialidades y los planes de compra de Perú, aunque reconoció también algunas de sus debilidades y la superioridad en armamentos de Chile. Sobre lo último, cita al Senador Baldo Prokurica de RN jactándose de que “nadie está en condiciones de hacernos el peso”. Sin embargo, el artículo de El Mercurio de fines de julio marca un pick en esa tendencia.

Las incongruencias de esa nota son muchas. Se señala que Perú habría hecho un gasto militar estimado en 2 mil millones de dólares durante la última década, pero no menciona que en el mismo periodo Chile destinó a igual ítem entre dos y tres veces esa cantidad. Tampoco menciona que el vecino país no ha concretado compra alguna en lo que va del presente año, aunque se han hecho anuncios que la prensa ya ha dado por hechos como, por ejemplo, los planes de adquisición de un satélite.

La nota también afirma que Perú se habría “repotenciado”, pero la información disponible en medios especializados indica que sólo ocho de los dieciocho Mig 29 de que dispone la Fuerza Aérea se han modernizados. En el caso de los once Mirage 2000, esos aparatos no han sufrido modificaciones sino que fueron sometidos a una revisión mayor, mientras que su electrónica y armas siguen siendo las originales de los años ochentas, casi obsoletas.

FACH A-36T

Aunque medios de prensa peruanos como El Correo y La Razón cuentan una versión mucho más feliz,  lo cierto es que, frente a esos veinte y nueve aviones de combate parcialmente modernizados de Perú, Chile dispone de cuarenta y seis F-16 y diez F-5E efectivamente modernos o modernizados. No se mencionan los medios antiaéreos, donde Perú sólo dispone de los antiguos y casi obsoletos S-125 Pechora (SA-3 Goa) de origen ruso, en tanto que Chile está incorporando desde el año pasado el avanzado sistema NASAMS de última generación, que incluye avanzados misiles AIM-120 AMRAAM de origen estadounidense.

En el plano naval, se menciona que Perú adquirió cuatro fragatas de segunda mano del tipo Lupo de origen italiano, quedando con un total de ocho naves de ese modelo, sin mencionar que en el mismo periodo Chile adquirió ocho fragatas de origen británico y holandés, de un nivel tecnológico superior y mayor poderío.

En lo referente a submarinos, se menciona que Perú posee seis sumergibles, pero sin precisar que la marina chilena cuenta con cuatro submarinos mucho más modernos y de capacidades muy superiores. Peor, no se apunta que Perú planea modernizar sus cuatro submarinos de mayor tamaño, dando de baja los dos sumergibles de menor dimensión, pero que ese proyecto aún no se inicia, por falta de decisión política y financiamiento.

También se señala que Perú está iniciando la construcción de una serie de dos buques de transporte multipropósito, aunque no precisa que se trata de naves de características más bien civiles y limitadas, ni que Chile dispone desde el 2012 de un buque de transporte y asalto de origen francés, de capacidades muy superiores, y que se planea comprar una segunda nave gemela.

En lo terrestre, la nota de El Mercurio reconoce que los tanques T-55 de origen ruso de que dispone Perú están obsoletos y que no existen aún planes concretos para su reemplazo. Sin embargo, se omite el importante dato de que Chile cuenta con una abrumadora superioridad en blindados, con más de dos centenares de tanques Leopard 2A4 y Leopard 1V de origen alemán, a los que se planea sumar otro centenar de más modernos y poderosos Leopard 2A5M.

Tampoco se menciona que Chile dispone de tres docenas de obuses autopropulsados M-109 de 155mm de origen suizo y estadounidense; y de un millar de transportes blindados de infantería sobre orugas de los tipos Marder 1A3 de origen alemán, YPR-765 de origen holandés, AIFV-B de origen belga y M113 de origen estadounidense, italiano y alemán.

Se menciona que Perú ha adquirido importantes volúmenes de misiles antitanque Kornet de origen ruso y Spike de origen israelí, evidentemente como medida defensiva frente a la superioridad chilena en blindados, pero no se dice que Chile también ha adquirido un importante número de misiles Spike.

En resumen, la nota publicada por “el decano de la prensa chilena” es tendenciosa y no aporta los elementos de contexto y juicio necesarios, para que los lectores puedan tener una visión completa y balanceada sobre temas que son de importancia.

13560_286476694823651_1973555138_n

Comparte:

Comentarios (5)

Ricardo

Esto parece que lo escribió un peruano del diario La Razón o El Men.

viernes 30 de agosto 2013 a las 15:49
1
hernan

Quizá el armamento no se dirige tanto a las fronteras americanas, como a la frontera Pacífico.

sábado 31 de agosto 2013 a las 13:01
2
hernan

Bolivia y Brasil estrechan lazos. Bolivia mira al Atlántico. En momentos internacionales en que el petróleo puede irse a las nubes (ya subió 10% el crudo como consecuencia de Egipto y Siria), Bolivia vende a Brasil 31 M de mt3/gas/día.

domingo 1 de septiembre 2013 a las 05:03
3
Patricio

Chile no puede descuidar su frontera norte.Bolivia, aun siendo muy inferior a Chile puede desatar en cualquier momento un conflicto con miras a conseguir soberanía en el Pacífico, de manera que no se puede mirar en menos, toda vez que los peruanos aprovecharán cualquier oportunidad para intentar reconquistar lo que perdieron y Argentina puede también sumarse al cuadrillazo.
Creo que El Periodista ha sido bastante irresponsable al publicar éste comentario, que más parece de la contra-inteligencia peruana.

Hace menos de 1 minuto
4
Manuel

sumamente complejo para un periodista comentar de adquisiciones militares, si no se han interiorizado en balances geo- politicos internacionales a modo de ejemplo, saben el nombre de los armamentos pero no comentan que tienen cierta duración, la actualización es constante, hay personal que se capacita para su uso, lo que es normal. Lo anormal sería quedarse atrás. si gustan vean la reforma educacional llevado por la concertación por más de 16 años, o la reforma procesal penal, son cambios y eso cuesta. si observan, Perú ha adquirido material militar acorde a sus políticas defensivas y económicas. Ecuaciones a nivel gubernamental para saber mantenerse activo. Lo mismo que en otras áreas de financiamiento como la salud, educación.

martes 8 de octubre 2013 a las 02:02
5

Los Comentarios se han cerrado.

Columnas

.