Dignidad para refugiados y migrantes

viernes 30 de junio 2017
|
por

Repasemos los últimos datos de ACNUR: al término del año 2015, un total 65,3 millones de personas se desplazaron forzosamente en el mundo, de ese total 21,3 millones eran refugiados. Puestas estas cifras en perspectiva, la sociedad ha creado la barbarie de desplazar a 24 seres humanos de sus hogares “cada minuto de cada día”.

José Miguel Infante Sazo, Director Escuela de Periodismo Universidad Central

La muerte del niño sirio de tres años Aylan Kurdi, cuyo cadáver apareció en la playa turca de Bodrum, trazó una pincelada más del retrato de la tragedia internacional que viven millones de  personas producto de persecuciones, conflictos, violencia generalizada o violaciones a los derechos humanos. Frente a este escenario, la Escuela de Periodismo de Universidad Central, en conjunto con la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Colegio de Periodistas de Chile, organizaron el conversatorio “Los Medios y el Desplazamiento Forzado”, como una invitación a reflexionar sobre el respeto y la acuciosidad en el tratamiento informativo de la prensa, respecto de las noticias que abordan temas sobre refugiados y migrantes.

En este contexto, el diálogo develó una realidad abismante sobre los refugiados, que requiere un trabajo periodístico responsable y riguroso, especialmente, por la influencia de la prensa en la construcción de la opinión pública. Repasemos los últimos datos de ACNUR: al término del año 2015, un total 65,3 millones de personas se desplazaron forzosamente en el mundo, de ese total 21,3 millones eran refugiados. Puestas estas cifras en perspectiva, la sociedad ha creado la barbarie de desplazar a 24 seres humanos de sus hogares “cada minuto de cada día”.

Un aspecto eje de la conversación, se refirió al uso frecuente de las palabras refugiado y migrante, como términos sinónimos o intercambiables, en la agenda mediática. Sin embargo, entre ambos conceptos existen diferencias jurídicas relevantes, con repercusiones concretas en los derechos de quienes viven estas circunstancias. ACNUR recuerda que los refugiados son definidos y protegidos de forma específica en el derecho internacional. A menudo, estas personas se encuentran en una situación tan peligrosa e intolerable en sus lugares de origen que cruzan fronteras para buscar seguridad en países cercanos o vecinos y, en consecuencia, requieren de asilo y “protección internacional”.

En cambio, la migración es comprendida como un proceso voluntario, aunque no hay una definición legal y uniforme para el vocablo. Ejemplos cercanos lo encontramos entre las casi 600 mil personas provenientes de Haití, Colombia, Venezuela, Perú, Argentina, Ecuador, entre otras naciones, que han llegado a Chile en busca de mejores oportunidades económicas.

No obstante, más allá  de  una cuestión semántica, confundir los citados términos puede desviar la atención de las salvaguardas legales específicas requeridas por los refugiados, como el principio de la “no devolución” y de “no sanción” para quienes crucen las fronteras sin autorización a modo de proteger su seguridad en busca de asilo, como un derecho universal consagrado por Naciones Unidas.

Una cuestión esencial analizada en el encuentro, se centró en aquellas informaciones que construyen estereotipos de connotación negativa producto de las asociaciones entre hechos delictuales y las nacionalidades de los migrantes, aspecto que revela discriminación, sesgos racistas y, por supuesto, una falta de respeto hacia la dignidad humana.

Tanto refugiados como migrantes han sobrellevado episodios personales difíciles, marcados por las crisis y el esfuerzo por subsistir en condiciones extremas. No son solo números, sino hombres, mujeres, niñas o niños, como en el caso Aylan Kurdi que junto a su familia huyó de la guerra de Siria. Ante esta realidad, el  trabajo de la prensa comprendido como una función social, cobra relevancia clave para relatar con rigurosidad y dignidad  las historias de quienes buscan esperanza y respeto, en otro país, para rehacer sus vidas.

Comparte:

No hay comentarios

Los Comentarios se han cerrado.

Anuncio