Fulvio Rossi: la profunda banca rota de los socialdemócratas liberales

jueves 3 de septiembre 2015
|
por

silvaLos actos de corrupción y de tráfico de influencias en favor de la empresa minera no metálica Soquimich en los cuales aparece implicado el senador socialista Fulvio Rossi son solo la punta del iceberg de los problemas que afectan a la casta político empresarial dominante, hoy sumida en una profunda crisis.

Por Esteban Silva Cuadra

La certeza de las estrechas vinculaciones de Rossi con la empresa Soquimich privatizada a precio vil en dictadura en beneficio de Julio Ponce Lerou, yerno del ex dictador, han quedado completamente confirmadas luego de conocerse un mail del senador al Gerente general de esa empresa adjuntando una lista de candidatos y candidatas PS, PPD y DC para ser financiados.

La conducta de Rossi confirma la transversalidad que han llegado a tener parlamentarios y dirigentes políticos de la Alianza y la Nueva Mayoría al servicio de una casta empresarial poderosa y privilegiada. Empresarios y empresas que compran leyes como es el caso de las denuncias a Corpesca con el senador UDI Orpis y la ex diputada Isasi. Otro ejemplo de lo anterior, es la activa postura que Rossi tuvo como senador en favor de Soquimich en el caso Cascadas. El parlamentario sostuvo y defendió activamente en la comisión de trabajo del Senado los argumentos de Ponce Lerou, presidente de SQM y controlador principal de Cascada, en rechazo las sanciones y multas que les aplicó la Superintendencia de Valores y Seguros SVS.

Son muchos los ex izquierdistas miembros del llamado socialismo social demócrata o social liberal que han terminado siendo empleados o financiados por el ex yerno del dictador Pinochet. Uno de los más emblemáticos es Enrique Correa, ex ministro socialista de Aylwin, hoy Vice Presidente de la Fundación Salvador Allende de la senadora Isabel Allende. Correa es uno de los principales lobbistas empresariales y es uno de los asesores principales de la empresa Soquimich y de quien fuera su controlador principal Julio Ponce Lerou.

Enrique Correa ex MAPU y luego “socialista renovado” en su conversión definitiva como lobbista de grandes grupos empresariales abrazó la causa del capitalismo y del gran empresariado junto a otros personajes de su generación hoy prominentes empresarios como el ex Secretario General del MAPU, Oscar Guillermo Garreton o el ex Ministro Jaime Estevez.

Todos ellos han sido parte de un Partido Socialista cuyo ADN de izquierda ha mutado de manera radical en la post dictadura, deviniendo en una organización de corte social liberal defensora en la práctica concreta del modelo neoliberal. En el plano internacional y Latinoamericano muchos de ellos forman parte de operaciones anti socialistas o anti izquierdas a gran escala.

Junto a José Antonio Viera Gallo, actual embajador de Bachelet en Argentina y socio del ex Secretario General de la OEA, el senador Fulvio Rossi fue impulsor de múltiples acciones en contra de la revolución Bolivariana de Venezuela y de su gobierno desde la internacional social demócrata o Internacional Socialista de la cual el PS es miembro.

Fulvio Rossi ha efectuado virulentas declaraciones en contra del gobierno socialista venezolano cuando ejerció como vice presidente nacional del Partido Socialista y luego como su Secretario General o como jefe de bancada de los senadores socialistas. Nunca fue desautorizado ni desmentido por sus compañeros de partido.

Su anti chavismo furibundo y su profunda concepción anti socialista lo ha llevado a calificar en más de una oportunidad al actual Presidente Nicolás Maduro como un ” dictador ” y no ha trepidado en utilizar las siglas su partido para favorecer a sectores golpistas y opositores al gobierno socialista de Venezuela.

En múltiples ocasiones ha patrocinado resoluciones del Senado en contra del gobierno del Presidente Chávez y luego de su sucesor Maduro. Sorprendiendo incluso a sus aliados de derecha no dudó en expresar públicamente su solidaridad con Jovino Novoa, ex ministro de la dictadura y dirigente UDI (hoy procesado por corrupción) frente a la respuesta del Presidente Nicolás Maduro quien calificó a Novoa de ser “un monstruo que supervisaba personalmente la detención y desaparición de dirigentes sindicales durante la dictadura de Pinochet”.

Este es el mismo personaje que aparece vinculado a un claro acto de corrupción y quien como señala el diputado PC Hugo Gutiérrez se trataría de un personaje “mandado” por la empresa de Ponce Lerou.

La crisis que afecta a los partidos políticos tradicionales del duopolio y la corrupción que se comienza a conocer y que golpea la conciencia de millones de chilenos, refleja la crisis ideológica y política que sacude a las viejas formaciones y partidos tradicionales en los que se incluye el PS, partido que lamentablemente ha perdido estructuralmente el rumbo y modificado su ADN fundacional de izquierda para convertirse en la práctica en un partido de funcionarios tradicional, defensor de la institucionalidad y del modelo neoliberal o en una “franquicia electoral” como señala a raíz de este caso el diputado Gabriel Boric.

El senador Rossi es el tipo de personajes que ha generado el tipo de política oligárquica, cúpular, farandulera y pro empresarial dominante. Sus argumentos para defenderse al descubrirse sus mails dirigidos al gerente de Soquimich reflejan una vez más la profunda bancarrota que recorre de la casta político empresarial hoy en crisis.

Frente a la crisis y la corrupción es indispensable que irrumpa un verdadero movimiento ciudadano el que a través de una Asamblea Constituyente para una nueva Constitución e institucionalidad inicie el proceso de recuperación de la política como sentido ético y público de transformación para la justicia y la democracia participativa.

Comparte:

No hay comentarios

Los Comentarios se han cerrado.

Anuncio