Salidas Institucionales: la alternativa de la revocatoria

domingo 12 de abril 2015
|

SilvaMucho se ha hablado en estos días acerca de salidas institucionales. En democracia eso es una tautología. Toda salida a una crisis en democracia es institucional, las no institucionales, tienden a ser no democráticas.

Por Matías Silva Alliende, abogado

Pero analicemos la crisis. Aclaremos que se trata una crisis que involucra el legado del pasado autoritario, es decir nuestra transición.

En nuestra sociedad, hemos hecho subsistir desajustes institucionales, bloqueo a la toma de decisiones, disfuncionalidad en la representación en el sistema político de los ciudadanos. Todo ello acarrea falta de confianza en el sistema político y descrédito de la política.

En una época en la que la política debiera ser un escenario muy relevante donde pueden resolverse problemas fundamentales, su estado actual llega a alcanzar niveles de preocupación.

Sigamos aclarando, la operatividad política democrática, debiera estar destinada a poner fin a la arbitrariedad, a la sistemática violación de Derechos Humanos -la corrupción es una violación a los Derechos Humanos- concentrándose en la esperanza de un futuro inmediato de transparencia y justicia. En vez de estar dedicado a eso, algunos -Bitar y Novoa- quieren intentar jugar al riesgo de volver al pasado como posible consecuencia de las investigaciones de Penta, Caval y SQM, utilizando expresiones como irresponsabilidad política o regreso de los militares y populismo.

En este contexto, vale la pena recordar que la Democracia como estilo de vida es un modo de vivir basado en el respeto de la dignidad humana, la libertad y los derechos de todos. Como forma de gobierno, es la participación del pueblo en la acción gubernativa por medio del sufragio y del control que se ejerce sobre lo actuado por el Estado.

La Democracia debería ser el gobierno de todo el pueblo, pero, es imposible realizarla de modo directo y pleno, si bien el pueblo no administra porque tal función supone ejercicio continuo de la autoridad, si puede gobernar con un mecanismo racional de participación.

La participación persigue disminuir la concentración de poder, aumentar la inclusión de los gobernados en los mecanismos de toma decisión, tanto en lo político como en lo económico. Establecer un equilibrio socio-político, tomando por base a los partidos políticos y a las organizaciones sociales, a fin que entre el pueblo y el poder exista el mínimo posible de intermediarios. Para que se configure una democracia real en un país tiene que estar presente el principio de participación que les permite a los miembros de una determinada sociedad no sólo elegir y ser elegidos en el campo político, sino ser fiscalizadores.

Por lo cual la revocatoria de autoridades permite a los ciudadanos que dieron la confianza a un determinado grupo juzgar su actuar político. No puede decirse que existe una democracia real donde los individuos, aunque vean satisfechas las necesidades materiales básicas para su desarrollo, no cuenten con garantías que le permitan el ejercicio de participar en la vida política. Esto significaría negarles ser parte de la sociedad.

Al tenor de lo anterior, la revocatoria es una salida institucional. Consiste en la posibilidad que se le da al pueblo, en ciertas circunstancias-la nuestra hoy lo justifica-y con ciertos requisitos, de revocar el mandato de los elegidos. Es el ejercicio de la soberanía popular cuyo objeto es hacer efectiva la responsabilidad política del elegido frente a sus electores. Es parte del derecho a participar en la vida política del país que tiene todo ciudadano, es reconocerle que es el protagonista, que pertenece a lo que llamamos comunidad política.

De acuerdo a lo expuesto, el mecanismo de la revocatoria de autoridades es primordial para que en un Estado prime un sistema democrático. Por ella los ciudadanos tenemos la voluntad y la capacidad para generar un consenso y a través de la discusión o el intercambio de criterios, este consenso puede ser asumido al sustento racional de la regla mayoritaria.

Este mecanismo hace que los ciudadanos se sienten más comprometidos con la democracia, porque las decisiones políticas se alcanzan públicamente y la voluntad popular se expresa de mejor manera. Se limitan sistemas de intermediación poco democráticos (como el lobby). Además, tiene un potencial educativo ya que transforma a los ciudadanos en sujetos activos y disminuye la apatía y desafección ante lo público.

La revocatoria lograría que el pueblo pueda ejercer su verdadera soberanía en el aspecto fundamental de la democracia. Por último, permitiría que los actos de gobierno y el uso de los recursos públicos se sujetaran al beneficio general y que los gobernantes antepusieran el interés público al interés personal en el ejercicio de sus funciones. Esta salida institucional devolvería a la Presidenta a la pista como Colegisladora, sacándola de la supuesta inactividad que algunos le han endosado. También permitiría que el Congreso, el más salpicado con esta crisis, deje de considerar al ciudadano como un sujeto pasivo.

¿Qué pasaría con la estabilidad política? Bueno, la estabilidad político-jurídica también demanda el fortalecimiento de la democracia, sin embargo nos preguntarnos, ¿Cómo fortalecemos este sistema para hacerlo estable? Principalmente a través del reconocimiento y garantía de los derechos políticos del ciudadano y de su ejercicio, en el contexto de las libertades y los derechos constitucionales consagrados en la norma suprema, dentro de ellos, otorgar el mandato de representación política a través del sufragio y retirarlo bajo los mismos principios democráticos, permitiendo la revocatoria.

El pueblo en democracia ejerce sus derechos políticos a través del control y fiscalización desde la base de la sociedad y sus órganos a través de la presión política. Esto le permite aportar a la gestión pública conjuntamente con su autoridad, situación que facilita enormemente la relación Estado-Sociedad, dándole estabilidad al sistema democrático haciéndolo más inclusivo y participativo.

¿Nos vamos a polarizar? La polarización de la sociedad es legítima considerando el principio de libertad de valorar del ciudadano el desempeño del poder y la gestión pública de su autoridad. El tema de pesos y contrapesos en la política es un principio necesario y hasta útil para evitar el empoderamiento excesivo del poder por parte de la autoridad, la misma que tiene que saber que en el ejercicio de dicho poder está sujeto a controles de naturaleza política y jurídico, tanto constitucional como legal. De este análisis se desprende que la revocatoria es el derecho del pueblo evaluar el desempeño de la autoridad en el periodo del ejercicio, correspondiendo a un factor de control del poder como un elemento vinculante entre la democracia directa y la democracia representativa, constituyéndose en una salida institucional y no tautológica.

Comparte:

Comentarios (2)

Alonso

Me temo que la democracia, en el concepto teórico popular, no existe ni ha existido. Aquí y en UK, USA, y en la quebrada de aji, esta coaccionada (o secuestrada si se quiere) por los que realmente detentan el poder: sea a través del financiamiento sesgado, al manejo de la “opinión publica” (recuerden que tienen el control de los medios, y por tanto la prensa, publicidad, cine, series, etc. todo sirve para “crear opinión pública”), u otros medios mas drásticos.
Estamos viendo un ataque certero a las estructuras de poder local (…¡¿mediante una llamada anónima?!…), pero sin que nadie esté en condiciones de capitalizar tal situación porque hasta los progres son rehenes del dinero y, lo que nadie señala, es generalizado en toda América latina. ¿Coincidencia?, no lo creo: es la teoría del caos controlado o, “a río revuelto, ganancia de pescadores” o, el truco de armar una pelea en la esquina y mientras nos agolpamos a mirar nos roban la billetera, etc. Es impedir que pensemos, no dejarnos reflexionar sobre lo que pasa en el mundo y sus consecuencia para nosotros.
Necesitamos nuevo liderazgo nacional, que no responda a los intereses de socialistas ni usureros (saqueadores del trabajo de las personas)…

martes 14 de abril 2015 a las 23:46
1
jean paul jones

Toda la razón amigo , ud ha expresado los mecanismo de
gestión democratico que deben ser utilizados..! “Referemdun Revocatorio” , ya ,ahora..!

lunes 27 de abril 2015 a las 20:55
2

Los Comentarios se han cerrado.

Anuncio