El “honor” de un ex yernísimo

domingo 16 de marzo 2014
|

foto 5La forma en que se hizo del control de SQM, las versiones de que aprovechó su paso por Conaf y Corfo para extender sus negocios ganaderos y forestales, el ya mencionado caso Cascadas e incluso la licitación del Litio durante el gobierno de Piñera, presentan demasiadas sombras que oscurecen el “honor” de Julio Ponce Lerou de aparecer en Forbes como la octava fortuna de Chile.

Por Francisco Martorell, director El Periodista

No deja de llamar la atención que aparezca en la lista de los mil hombres más ricos del planeta, el chileno Julio Ponce Lerou (764), actualmente en boca de todos por el llamado caso Cascadas pero que se hizo muy conocido durante la dictadura militar por ser el yerno de Augusto Pinochet.

El ingeniero forestal tuvo un rápido paso por empresas estatales, entre 1978 y 1983, cuando llegó a ser gerente general de Corfo e integrar directorios de varias compañías que luego serían privatizadas, entre ellas Soquimich (SQM), la que compró personalmente en 1987, hoy avaluada en 16 mil millones de dólares.

Su fortuna de 2 mil 300 millones de dólares, muy parecida a la de Sebastián Piñera, se origina en un período oscuro de la historia de Chile y al que la periodista María Olivia Monckeberg bautizó como “el saqueo”. Pero que, a diferencia de otros países, nunca fue revisado por el Estado.

Ponce, que gracias a sus vínculos en los 80 tejió una variopinta red de contactos, logró durante el régimen de su suegro permisos para explotar el litio entre 1986 y el 2016 pero ya en democracia, en 1993, le fueron renovados hasta el 2030, pudiendo hoy agotar las reservas chilenas del “oro blanco”.

La forma en que se hizo del control de SQM, las versiones de que aprovechó su paso por Conaf y Corfo para extender sus negocios ganaderos y forestales, el ya mencionado caso Cascadas e incluso la licitación del Litio durante el gobierno de Piñera, presentan demasiadas sombras que oscurecen el “honor” de aparecer en Forbes como la octava fortuna de Chile.

Comparte:

Comentarios (3)

“Haya honor entre ladrones, a lo menos”, era la ley no escrita del hampa. Solo que en estos tiempos de canibalismo neoliberal esa norma no rota desde los tiempos de Monipodio, de la picaresca española, ha sido permanentemente violada por estos Rinconetes y Cortadillos de la fauna empresarial chilena, especialmente por algún asaltante de Bancos (de Talca, por ejemplo) o por mercachifles que traficaron con la riqueza de todos, sangre mediante, como algunos adláteres y secuaces del ladrón daniel lópez, en su mentido paso como “Primer Rabatario”
No podemos esperar más de este millonario “yernísimo”, quien al verse sorprendido en sus maniobras truculentas ppara seguir defraudando al país, no vacila en echar al agua a sus cónplices, por más que uno de ellas haya llegado también a la alta dignidad de “Primer Robatario”

miércoles 19 de marzo 2014 a las 21:13
1
Irmela Eckermann Ludwig

En “TONTILANDIA”(JP) hay ser millonario para ser respetado por políticos y jueces y no ser molestado por periodistas inquisitivos, porque ¿cómo nadie lo ha llevado a tribunales o al menos atajado por las inútiles mayorías de un congreso cachipunezco?

jueves 20 de marzo 2014 a las 19:56
2

Este personajillo, crecido a la sombre del ladrón profesional Daniel López (a) El tata, (a) JP Ugarte,
(a) Augusto José Ramón Pinochet Ugarte, autoungido Jefe Supremo de la Nación (un título bananero inventado por él), ladrón del tesoro público y coime ro en la compra de armas, algunas de ellas inútiles, este tartufo de los negocios que es el julio ponce lerou (no merece mayúsculas, por su inexistente moral) no hizo más que seguir las aguas de su suegrísimo y, aún más, superarlo, aunque con más elegancia que su ex-padre político.
Por vergüenza, debiera renunciar a la nacionalidad chilena e irse a esconder al fin del mundo, a profitar de su mal habida fortuna.

sábado 12 de abril 2014 a las 23:10
3

Los Comentarios se han cerrado.

Anuncio