Hemos cumplido

martes 23 de octubre 2012
|

Con las nuevas facultades, el Consejo Nacional de Televisión podrá velar y fiscalizar por un “correcto funcionamiento” de la industria televisiva asegurando que esos mínimos sociales, como son la dignidad, la igualdad, el acceso y la misma libertad, no puedan ser violentados.

Escribe Francisco Chahuán, senador RN

La comisión unida de Transportes y Educación del Senado despachó finalmente el Proyecto de Ley que establece un nuevo marco regulatorio para la Televisión chilena en lo que es la TV Digital. Existía incertidumbre sobre si podríamos resolver algunos temas técnicos pero, sobre todo, si seríamos capaces de lidiar con una cantidad de legítimos y contradictorios intereses.

Sin embargo, cumplimos y resolvimos democráticamente nuestras diferencias, dando curso a una nueva ley, indispensable para que el principal medio de comunicación masivo en Chile esté a la altura de los cambios tecnológicos.

Este no ha sido un mero ajuste ni legislar en forma aséptica, porque respetar la libertad no significa que el Estado sea neutro y no pueda aprovechar distintos instrumentos para fomentar, incentivar y promover contenidos que nos permitan ser una mejor comunidad.

Con las nuevas facultades, el Consejo Nacional de Televisión podrá velar y fiscalizar por un “correcto funcionamiento” de la industria televisiva asegurando que esos mínimos sociales, como son la dignidad, la igualdad, el acceso y la misma libertad, no puedan ser violentados. También pudimos resolver las diferentes opiniones que existían sobre las concesiones, su renovación y limitación temporal. También, democráticamente, pudimos aclarar y zanjar lo que significa la retransmisión consentida cuando se cumplen los porcentajes de cobertura u obligatoriedad de llevar a canales locales y comunitarios.

Quiero insistir: aun respetando la libertad e igualdad, el Estado no puede ser neutro. Para la sociedad existen ciertos mínimos que desea fomentar, promover o incentivar, por eso existen los subsidios. Y en este caso, el Estado no puede desaprovechar un instrumento tan poderoso como es la Televisión, cuyo espacio radioeléctrico de circulación le pertenece. Por eso, el proyecto de ley que conocerá la Sala del Senado le entrega al Estado nuevas herramientas para garantizar mínimos sociales tales como la transmisión gratuita de campañas de utilidad o interés público, programación cultural y reserva de espectro para la identidad y cultura regional, local y comunitaria.

Esta ley es urgente y el mayor riesgo es postergar su tramitación, porque el costo es detener la posibilidad de mejorar la conectividad audiovisual y nuestro desarrollo tecnológico.

Una ley que se observaba por muchos como compleja y conflictiva, ha sido finalmente resuelta por el Senado en sus comisiones. El Congreso Nacional ha demostrado que puede resolver controversias y tener capacidad para construir acuerdos. Eso debemos valorarlo.

Comparte:

No hay comentarios

Los Comentarios se han cerrado.

Anuncio