¿Día del Niño?

domingo 8 de agosto 2010
|

Foto Elza WV“Rehusemos regalar armamento como juguetes y pidamos a nuestros parientes, amigos y conocidos que también se abstengan de hacerlo”

Escribe Elza Fagundez

Una vez más nos sorprende el tan esperado día del niño. Tan esperado por los comerciantes que aparentemente para esta fecha tienen las mayores ventas de juguetes después de la Navidad. Y sorprendente por las cosas que se ofrecen para nuestros pequeños. Por empezar, inscrito en nuestra cultura, cuyo principal motor parece ser el consumo, este día se afianza como un positivo motor de la economía, sin pensar en las consecuencias que puede tener precisamente sobre los pequeños festejados. Expuestos a la barrera publicitaria de la televisión, los niños cuyos padres no pueden adquirir los increíbles juguetes que se ofrecen en nuestras pantallas, sin dudas se sentirán frustrados, marginados y, lo que es peor, no queridos. Sin embargo, igualmente alarmante es la situación de aquellos niños a quienes los padres pueden comprar y regalar lo que se ofrece en forma tan atractiva.

Este año han aparecido en el marcado toda una generación de armas automáticas, cuyo aspecto amenazante no queda disimulado por lo alegres colores del plástico con el que están hechos. Y no tiran agua. Disparan cohetes y balas, con velocidad y certeza. Una ametralladora dispara ¡tres balas por segundo! Y un arma que lanza cohetes y/o balas, es promocionada por tener “flexibilidad para el combate”. Por cierto que el combate significa la presencia de un otro u otros. En otras palabras, un enemigo. Y a este “enemigo” puede que le hayan regalado algunas de las complejas armas que permiten disparar en la oscuridad gracias a un rayo laser.

Son juegos, son ingeniosos, las balas son de plástico y los cohetes de espuma. Pero para que el juego sea juego, se necesita un enemigo, se necesita una diferencia y se necesita resolver el conflicto con la fuerza, mejor dicho, con la muerte del opositor. Suena fuerte, pero acaso ¿no son los juguetes que entregamos a nuestros niños instrumentos de muerte? La muerte que es tan banalizada en las centenares de películas “de acción” que invaden nuestros hogares e insensibilizan a nuestros niños. La muerte y la violencia que promocionamos presentándolas como juegos de niños, olvidándonos que los juegos son aprendizajes para la vida. No quiero decir con esto que cada niño que reciba una pistola se convertirá en pistolero. Pero existe un peligro latente que este niño acepte como normal a la fuerza y la violencia como el argumento final de cualquier discusión o conflicto. Está en nuestras manos evitar la deformación de la que son víctimas nuestros pequeños, rehusando regalar armamento como juguetes y pidiendo a nuestros parientes, amigos y conocidos que también se abstengan de hacerlo. Es el mejor regalo que podemos hacerle a nuestros niños en su día que deseamos sea feliz y pacífico.

Comparte:

Comentario

Alonso

Comparto este ideal, pero lamentablemente los juegos son un reflejo de la realidad.
Yo era de los que creia firmemente en ésto, de manera que formé a nuestro primer hijo en la filosofía de la no violencia, hasta que me di cuenta le pasaban pegando en el colegio. Tuve que “formatear” y decirle que debia defenderse y no aceptar el abuso, y entregarle herramientas de defensa, lo cual hizo, y nunca más le pegaron. Aun mas, se convirtió en lider.
Entonces, la no violencia y otros ideales, como el comunismo por ejemplo, son sueños hermosos, pero para ello se requiere que todos y cada una de los seres humanos de este planeta se convierta a tal ideal, porque basta con que uno solo no lo haga para que ese tome el control.

viernes 20 de agosto 2010 a las 04:03
1

Los Comentarios se han cerrado.

Anuncio