Modelo de Salud

viernes 11 de junio 2010
|

behnkeEscribe Ernesto Behnke*

A lo largo de la historia de la Humanidad, los modelos de atención en Salud, han ido a la par con el momento social del conocimiento y técnico que se está viviendo.

Así los primeros momentos de las enfermedades eran de origen divino (castigos) y de origen terreno (los heridos consecuencia de los ataques de los animales o de los hombres). Esto varía de siglo en siglo, existiendo hitos del conocimiento con Pasteur, (los agentes infecciosos) y su prevención (Jenner, Salk y Sabin) con la aparición de las vacunas.

Ello logró reducir en forma importante la mortalidad infantil, y su consecuencia el aumento de la expectativa de la vida. Este cambio demográfico determina modificaciones epidemiológicas relevantes.

Basta decir que se calcula que en Chile, en 20 años más, el porcentaje de adultos mayores subirá del 15 por ciento actual al 30, y sus consecuentes cambios de la relevancia de las enfermedades: de las agudas (infecciosas), las crónicas (cáncer, hipertensiones, diabetes).

Para ello se ha enfrentado con prevención y fomento: Educación y vacunas en el área de las infecciones y en las crónicas, para lo cual no hay vacunas, con prevención, fomento y educación.

El resultado de las vacunas es inmediato: se enferman menos año a año, hasta llegar a cero o cercano a cero, como es el caso de la viruela, la poliomielitis y el sarampión.

El resultado en las enfermedades crónicas es a largo plazo: se basa en educación y cambios de hábitos, cuyo resultado se verá en 20 años, en que menos personas se enfermarán o lo harán en forma más tardía.

Por ello llama la atención la reacción de algunos medios de prensa, a través de sus editorialistas y aquellos encubiertos bajo el alero de cartas al público, referente al anuncio de poner en la discusión, como Política Pública, hábitos y conductas, reconocidas como causales de daños directos o indirectos a cada individuo o a otros individuos.

La autoridad de Salud del país lo ha enfocado en los siguientes hechos: el tabaquismo, el alcoholismo y la comida chatarra.

A través de estas opiniones en la prensa, se trata de cambiar el eje de la discusión desde Salud, al económico (los impactos), al constitucional (los derechos personales) y al normal (cada cual hace lo que quiere).

Si se quiere llegar a esta discusión, hagámoslo: cuánto impacto económico producen estas conductas: el alcoholismo, el tabaquismo la obesidad en: ausentismo laboral, en las morbilidades de alto costo para su tratamiento. En lo social, el efecto en daños a terceros: la familia, los accidentes del tránsito, el uso alternativo de recursos en Salud.

En definitiva debemos tratar de avizorar cómo viene la medicina y las enfermedades del futuro, y cómo nos preparamos para 20 años más.

Eso es visión de futuro y hacia ello deben estar dirigidas la Políticas Públicas que trascienden, las personas, los intereses y los gobiernos.

¡Por un Chile saludable, actuemos hoy día!

Así lo pensaron en los años 50 del siglo pasado, quienes cimentaron las bases del prestigio mundial que tiene la Salud Pública Chilena. Le guste a quien le guste, el Sr. Ministro está en lo correcto.

*Médico

Comparte:

No hay comentarios

Los Comentarios se han cerrado.

Anuncio