Cobrar la cuenta

viernes 11 de junio 2010
|

antonia zegersPor Antonia Zegers*

Después de las barbaridades dichas por el presidente de Renovación Nacional, Carlos Larraín, con relación a aquello que piensa respecto de los derechos que en cualquier sociedad medianamente desarrollada deben tener los homosexuales  -y en general cualquier ciudadano mas allá de su orientación sexual-, somos testigos de cómo se desnuda la realidad: en la campaña de Sebastián Piñera los límites entre la derecha y la izquierda fueron vagos, convirtiéndose en una estrategia comunicacional muy exitosa pues lograron instalar una ambigüedad política que ha confundido a mucha gente.

La derecha se ha apropió de valores que habían pertenecido siempre a la centro izquierda y uno no sabía quién era quién.

Ver en la franja de un candidato que representa a la UDI a una pareja homosexual, tomando compromisos con sus derechos, resultó una osadía que ahora muestra sus reales contradicciones.

Carlos Larraín representa a un grupo importante de chilenos que piensa de esa manera, personas ligadas fuertemente a la parte más dura del catolicismo y del conservadurismo que son hoy gobierno en Chile.

Larraín, además de recordarnos quiénes son ellos y donde están, puso un tema en el tapete con toda la fuerza necesaria para que el actual gobierno tenga que hacerse cargo de lo que prometió en su campaña o asumir que usaron una estrategia populista para captar a un electorado que sin esos guiños jamás habría votado por la derecha… otro forro para Piñera.

Su sector nos recuerda todo el tiempo que el actual mandatario actuó solo en la carrera por llegar a donde está y ahora se verá qué es lo que se desnuda de tanta oferta ¨ liberal izquierdosa ¨.

Este tema, me refiero al de la opción sexual de las personas, no es un chiste ni está para ponerlo como choreza en una franja electoral. La dignidad de muchos chilenos y chilenas está puesta en juego, así como también el trabajo serio y persistente de organizaciones civiles que llevan años presionando a las autoridades para que  el proyecto de ley contra la discriminación -que ingresó al Congreso el año 2005- se materialice en una que proteja la dignidad de las persona en toda su diversidad.

Pero ahí está, bajo la alfombra, hace cinco años.

La ausencia de uniones civiles y de la ley contra la discriminación son una de las claras causas de muchos atropellos a la libertad de las personas, al derecho de ser distintos unos de otros sin que esto limite el respeto a los derechos básicos de cualquier ciudadano.

Es muy relevante que el Congreso Nacional avance en estas materias, en especial al recordar que los informes de la Corte Suprema sobre ambas, han sido favorables y destinadas a perfeccionar estas propuestas.

Si este gobierno pretende “desarrollar” el país, deberá partir por respetar a los ciudadanos sin importar su raza, religión, ideas políticas y orientaciones sexuales. De lo contrario, no habrá progreso posible. Para que eso ocurra tenemos que cobrar la cuenta y eso es responsabilidad de todos.

*Actriz

Comparte:

Comentarios (5)

Alonso

Admiro a las personas que dicen lo que piensan sin considerar lo que es polìticamente correcto. Y en este caso pasa a ser relevante ya que el tema de la homosexualidad se ha insertado en la sociedad sin ninguna discusiòn, ya sea porque quitarìa votos, desestabilizaria los mercados o porque los medios estàn infiltrados por esta gente. Así, en las discusiones sobre este y otros temas, se invita solo a las personas que opinan en la dirección correcta, incluyendo algunos que están aparentemente en contra; pero, mas que todo, no a las personas corrientes que son la inmensa mayoría, sino a las que pertenecen o están influenciadas por un ambiente de costumbres peculiares: en general, personas que viven a expensas de los excedentes o impuestos de otros y no las que tienen que luchar día a día por el pan o su empresa.
En este ambiente saturado de sexismo y de cosismo lo razonable es pensar que se trata de la distracción necesaria para que la gente no piense más que en sus vísceras, quitándole las fuerzas para enfrentar su vida cabalmente convirtiéndolos en rehenes.
Algunos que ostentan sendos títulos profesionales solo repiten frases clichés frente a interrogantes que necesitan un tratamiento más profundo, lo cual denota, por decir lo menos, un bagaje intelectual muy limitado, con la agravante de que influyen sobre una Juventud desprevenida.
Consideremos que este poder renunció a producir liderazgo en beneficio de producir dinero. Y un Poder dependiendo del rendimiento del dinero requiere necesariamente de la “complicidad” de las masas y entonces, más que guiarlas se hace tributario y fomentador de sus vicios y antivalores, promovidos por la “necesidad arrolladora del mercado”, expresados por la mediatización (llámese publicidad); creando un círculo vicioso en que la disolución moral es estimulada por los propios siervos del dinero por esta “necesidad” del mercado del dinero, y para controlar a los potenciales contestatarios manteniéndolos con la moral baja.
Es el futuro de la Patria la que està en juego y debemos evitar que nos arrstren en su caida los decadentes

martes 15 de junio 2010 a las 12:31
1
Kote González

Pues ayer el presidente dijo que lucharía por realizar eso que prometió, confiemos en que lo hará, y lo que diga Larrain da igual, no podemos pretender que todas las personas piensen como nosotros, somos todos distintos, con distintas crianzas, vivencias, y tenemos una cosmovisión propia y singular ante todo… con que nuestro presidente cumpla sus promesas da lo mismo que algunos estupidos hablen pavadas, y eso se da en la derecha, en la izquierda, en el centro y hasta en los que no creen en la política, como decía mi abuelita “En todas partes se cuecen habas”… saludos!

martes 15 de junio 2010 a las 21:52
2
Alejandro

Que buen periodismo, un claro analisis de la realidad.
El sentir de la disconformidad será el peso de la derecha si no se hace cargo de sus promesas vs declaraciones como las de Larrain o María Angelica Cristi.

Saludos

martes 15 de junio 2010 a las 21:57
3
WASHINGTON HERRERA

No estoy de acuerdo con tus juicios valoricos, en donde tratas un tema sensible como es la unión de las parejas que trasgreden el orden natural del ser humano, pienso que toda sociedad debe tener cimientos solidos para salir adelante, no solamente son garantes las instituciones del estado, sino que la sociedad a través de las familias, se podrá enfrentar a situaciones complejas, como son las relaciones de un segmento de la población. Hoy en día tenemos un gran problema, como es la unión de los jóvenes como pareja sin compromiso, también tenemos la gran cantidad de divorcios, ambas situaciones están minando las bases de la sociedad.Que se esta haciendo, e ahí tenemos una propuesta populista, porque la gente se canso de las predicas de los padres Gaticas, que no fueron consecuentes a sus ideales.

Hace 1 minuto
4
Mirtha

Respecto a los dichos de Carlos Larraín,esta reflexión nos lleva a extrapolarlos a la reciente elección de RN en que él fue reelecto presidente de esa colectividad por más de un 60% de los votos.Ese tanto % refleja a Larraín: la xenofia, el autoritarismo, la exclusión el machismo: en una entrevista para el día de la madre se le consultó cómo veía la evolución de las mujeres en estos últimos años.Él respondió:” me habría gustado ser una mantenida”,vilipendió a Michell Bachelet, incluso atacándola en su condición de mujer. Para el día de la elección de su colectividad, después de la foto de rigor antes de la votación dijo: ” usando un término que gusta mucho a Allamand, comenzó el desalojo”.
Lamentablemente,estas personas son hoy gobierno, del partido del presidente.
La intolerancia es su sello y un país que está fragmentado como el nuestro,desde el mismo momento de la dictadura,difícilmente podrá recomponer los pedazos que han ido quedando en el camino.
Al señor Herrera:tengo un sobrino en Canadá casado con un norteamericano.Esta experiencia fue difícil asumirla en un principio, pero nos sirvió a toda la familia para tener una visión al respecto bien diferente a la suya.
Este año cumplo 40 años de matrimonio, sin embargo, pienso que hay que legislar sobre el divorcio, porque éste siempre ha existido de manera camuflada en nuestra sociedad.Basta de hipocresías.
Lo que está fallando en Chile es el rol de padres bien ejercido,una educación centrada en valores ,gobernantes y políticos que encanten con el arte de gobernar y , por supuesto, menos Larraínes.

miércoles 16 de junio 2010 a las 14:24
5

Los Comentarios se han cerrado.

Anuncio