Año nuevo en septiembre

lunes 28 de septiembre 2009
|

tatianaEscribe Tatiana Benavides

Directora World Vision Chile

Más allá de las Fiestas Patrias, este mes tiene otros significados. Es la puerta de la primavera, de la naturaleza que renace y se renueva. El equinoccio trae el equilibrio, las ganas de seguir adelante, de reempezar. Surge la alegría de los niños y en carreras tras los volantines los adultos vuelven a la niñez. En esta tierra de inequidad, el sol comienza a calentar con sus rayos a ricos y pobres por igual. Y World Vision, la institución que lucha a nivel mundial para arrancar a los niños de las garras de la pobreza, cierra su año fiscal e inicia otro. Estamos entrando en el 2010-fiscal. El primero de octubre es como un año nuevo. Y nos preparamos para éste como lo hacen todos cuando termina una etapa y nace otra. Con un balance del año que se va y un sueño que realizar para el año que viene.

Este período de crisis económica ha sido duro para todos y más aún para los niños en riesgo social, a los que les ha faltado calor, alimento y contención. Tampoco ha sido fácil para World Vision Chile, que necesita aumentar sus donantes nacionales para poder responder a las mayores necesidades, corolario de la crisis.

Y este septiembre de Chile, este año nuevo, con toda su energía renovadora, reafirma nuestra voluntad de servicio para ayudar al logro de la equidad de miles de niños, niñas y jóvenes. Para esto contamos con el apoyo de la tecnología más avanzada. Sin embargo, la tecnología no es más que una herramienta cuyos frutos dependen de la mano que la maneja. En nuestros proyectos, anhelamos algo más que el aumento del bienestar material de los niños y sus familias. Buscamos un cambio cultural permanente. Nuestra fortaleza consiste en promover relaciones personales –por medio de cartas, correos electrónicos, videoconferencias, visitas– entre patrocinadores y sus niños patrocinados. Y queremos invitarlo a usted a ser parte de este proceso de cambio. Comprométase en este año nuevo de septiembre a patrocinar un niño chileno.

Comparte:

No hay comentarios

Los Comentarios se han cerrado.

Anuncio