¿Por qué todos los incendios son voraces?

viernes 21 de agosto 2009
|

por Joel Muñozjoel-m

“El periodismo mediocre está plagado de lugares comunes que bloquean la imaginación y achatan la vida”

El voraz incendio. Las escenas de hondo dramatismo. El movimiento telúrico. El dictamen de la jueza. El afortunado ganador. La jornada de protesta. Los fuertes vientos que azotan. La increíble historia. El estado de ebriedad. Los evidentes síntomas de violencia. El magro empate. El gigantesco operativo. El cuerpo sin vida. Los graves disturbios. Las horas de angustia. Las altas horas de la noche. Los desconocidos que perpetraron. El sentido adiós.

El principal inculpado. La nutrida asistencia. La prolongada enfermedad. La violencia mapuche. La histórica cumbre. Los evidentes síntomas. El líder indiscutido. La brusca caída. El leve repunte. Las horas de tensión. El impecable desfile. El sorprendente hallazgo. La nutrida asistencia. El fuerte sismo.

El célebre autor. La diosa fortuna. El santo padre. La fuerte crítica. Los impactos de bala. El penal agónico. El parricidio frustrado. Las huellas dactilares. La milagrosa aparición. Las escenas de hondo pesar. Las dramáticas horas. Las nuevas pistas. La fuerte lluvia. La obra póstuma. El crimen perpetrado. La ola de alzas. El ex mandatario. El repentino infarto. El celoso guardián. La oposición en picada. El gobierno defiende. El artefacto explosivo.

La horrible tragedia. Los vientos huracanados. La masiva concurrencia. El éxodo de santiaguinos. Los nubarrones que amenazan. La estrepitosa caída. La larga y penosa enfermedad. El fatal desenlace. El singular protagonista. El acaudalado hombre de negocios. El hábil político.

El octogenario anciano. Los intrigantes lazos. Las fuertes declaraciones. Los inquietantes signos. La macabra escena. La millonaria estafa. La fuerte tendencia. La arriesgada operación. El acto de valentía. El funcionario policial. El laureado director. La intensa llovizna. El intento de suicidio. La ingesta de drogas. El estado de extrema gravedad. El jugoso dividendo. El millonario robo. La calurosa bienvenida. La impecable parada.

La sencilla ceremonia. Las exclusivas declaraciones. Los principales titulares. El manto de dudas. La presión atmosférica. El último adiós. El bullado caso. El principal sospechoso. El histórico acuerdo. La vuelta a la normalidad. El precio récord.

El gol agónico. Las candentes declaraciones. El fatal hallazgo de los cuerpos. La disciplina fiscal. La justicia divina. La información de buena fuente. Los círculos cercanos. La violencia en los estadios. El apagón cultural. El testigo principal. El conflicto bélico. La dura realidad. El magno evento. La triste despedida. La habitual programación. El célebre personaje.

La transmisión en vivo. La escala de mercali. El frente de mal tiempo. Las fuentes extraoficiales. Los rumores que circundan. El bullado caso. El extraordinario concierto. El lujoso automóvil. El gigantesco operativo. La roja de todos. Las patentes de dos dígitos. El lugar de los hechos. El invitado estelar.

La controversial diva. El flamante ganador. Los señores telespectadores. El pintoresco pueblito. El acaudalado hombre de negocios. La hora pick. El día D. La noche de gala. Lo que se vio. Lo que no se vio. La partida de un grande. Las víctimas fatales. El horrendo accidente. El intenso bombardeo. Los daños materiales. La rutilante trayectoria. El comercio ambulante. El vocero oficial. La vida disipada. El índice de smog. El fatal desenlace. La singular pareja.

El estado de shock. El cuerpo uniformado. La obra póstuma. La fuerte suma de dinero. El sitio del suceso. El ataque frustrado. El atentado extremista. Las fuerzas del orden. El mandato constitucional. La belleza de la mujer chilena. La picardía del chileno. Las miserables condiciones. Las altas presiones. Las bajas presiones.

Y así todos los días… El voraz incendio. Las escenas de hondo dramatismo. El movimiento telúrico. El dictamen de la juez. El afortunado ganador. La jornada de protesta. Los fuertes vientos que azotan. La increíble historia. El estado de ebriedad. Los evidentes síntomas de violencia. El magro empate…

Comparte:

Comentarios (4)

Jaime Sierra Bosch

¡Que paciencia infinita has tenido, que trabajo encomiable, para hacer esta extensa recopilación de dichos populares del periodismo nacional!

Un saludo, y te invito a mi agobiante fecebook.

martes 19 de enero 2010 a las 02:42
1
Blanca

“De fuentes fidedignas”

viernes 5 de marzo 2010 a las 21:57
2
Germán Pérez C.

Aquí van más:

Un largo etcétera
Por causas que se investigan
Desconocidos perpetraron
No se descarta
Toda vez que
Tensa calma
Bajar los brazos
Cuadro xeneize
Banda sangre
El scratch
Como el Ave Fénix
Merecidas vacaciones
Merecido descanso
Legítimo derecho
Mudo testigo
Más temprano que tarde
Sabia naturaleza
Error involuntario
Clase política
Trata de blancas
Última morada
Eterno descanso
El síndrome del pato cojo
Kafkiano
Dantesco
Nadie ha clavado la rueda de la fortuna
Hacer oídos sordos
Leyenda urbana
Mito urbano
La casa de Bello
El alma mater
Apagón cultural
Artista plástico
Artista visual
Estamos trabajando en eso
Sana envidia
Vital elemento
Por defecto
Sillas musicales
El respetable
El principio del fin
Lapidario
La espada de Damocles
El instituto emisor

miércoles 31 de marzo 2010 a las 00:44
3
Ro

El dantesco panorama

martes 13 de abril 2010 a las 14:33
4

Los Comentarios se han cerrado.

Anuncio