Donald Trump, una tarde gris

jueves 3 de noviembre 2016
|
por

donald-trumpEl mundo parece atemorizado ante la llegada de Donald Trump a la presidencia de EEUU. Candidato del Partido Republicano, no se despegó de los talones de su contrincante, la demócrata Hillary Clinton y le ganó. Es su carácter, es su perfil. “Lo que separa a los ganadores de los perdedores es como una persona reacciona a cada giro del destino”.

Por Mate Guerra

El impacto mediático del candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos fue sin duda el gran protagonista de la carrera a la Casa Blanca en una campaña marcada por la imagen de un hombre de más de cien kilos, un metro noventa, con un tupé de los sesenta y con más de ocho mil millones de dólares de patrimonio. Acusado de racista, nacionalista, populista, quiere cambiar las cosas en la primera potencia del mundo dando un giro de 180 grados hacia posiciones más descarnadas. Es Donald Trump.

Nacido en Nueva York, en el seno de una familia de inmigrantes alemanes y escoceses, el billonario ha dedicado la vida a construir su fortuna en el mundo inmobiliario. “Amo los bienes raíces”, ha declarado más de una vez. En sus setenta años de vida ha aprendido a estar sobre la ola del éxito, pero también al borde del desastre. Con un título universitario bajo el brazo obtenido en la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania, el hoy candidato vio cómo su empresa familiar Trump Organization conoció la bancarrota comercial durante la crisis de los noventa. Supo recuperarse y en la década siguiente pasó a formar parte de las 100 fortunas más grandes de EEUU.

Cosas incontables

Sus empresas llevan las riendas de un sinfín de propiedades en distintas zonas del mundo: Panamá, El Caribe, Brasil y en varios estados norteamericanos. Casinos, hoteles y complejos inmobiliarios llenan su carpeta de negocios, además de equipos de fútbol, campos de Golf, un Tour de ciclismo, entre otros. Ha incursionado en cuanto proyecto se le ha puesto por delante de su olfato empresarial. Escritor y presentador del reality Show The Apprentice, de la NBC, es dueño de acciones de la Organización Miss Universo, entidad a cargo de tres concursos de belleza: Miss Universo, Miss Estados Unidos y Miss Estados Unidos Adolescente.

La ganadora del primero en 1996, Alicia Machado, sufrió en carne propia la xenofobia del empresario. “Conozco perfectamente su racismo. Trabajé un año para ese señor, por desgracia. Padecí con él cosas terribles, incontables”, ha declarado la venezolana al recordar su paso por el certamen.

donald-trump-2

Con tres matrimonios a cuestas y cinco hijos, Donald Trump ha apoyado tanto a republicanos como demócratas en campañas pasadas. El rumor de su candidatura presidencial ha cruzado las puertas de la política norteamericana en las presidenciales de 1988, 2004 y 2012, pero todo quedó en eso, sólo rumores. En junio de 2015 finalmente dio el salto. Cubierto por la frase “Vamos a hacer a nuestro país grande de nuevo”, inició su campaña para las próximas elecciones.

No le fue fácil la lucha que debió librar en las primarias del Partido Republicano. Pero peleó y ganó. Fue nombrado candidato en la Convención Nacional, en julio de 2016. La fuerza de su discurso en contra del creciente poder chino en la economía mundial, su desprecio hacia los inmigrantes ilegales mexicanos y su intención de prohibir la entrada de musulmanes a EEUU lo llevó a ganar en su postulación republicana. Ideas que repitió durante estos meses de campaña frente a la candidata demócrata, Hillary Clinton. El impacto mediático ha sido apabullante y brutal, en medios nacionales e internacionales.

La imagen más repetida en los medios ha sido de Hillary Clinton subiendo casi desmayada a una camioneta, en los actos de recuerdo a las víctimas del 11 de septiembre y como consecuencia de una neumonía “benigna”. Mientras tanto, el magnate republicano aparecía vigoroso haciendo gala de su buen estado de salud frente a su oponente que sin pelos en la lengua califica de “mentirosa”. Atrás ha dejado sus ataques contra el Presidente Obama, de quién ponía en duda su lugar de nacimiento. Ahora su objetivo es Hillary Clinton.

Nuestro credo

Presbiteriano de religión, y admirador de Israel, para Donald Trump el sueño americano “está roto”. La política económica del magnate es marcadamente proteccionista. “El americanismo será nuestro credo”, es otra de sus frases preferidas. En el programa económico propone drásticas rebajas de impuestos, como el referido a las empresas de un 35% a un 15%. Pretende así incentivar la llegada de grandes multinacionales que buscan países con aranceles bajos. El impuesto a las rentas personales también descendería de un 39,6% a un 33%, como tasa más alta. Y para hacer que los miles de millones de dólares que empresarios norteamericanos tienen en otros países regresen a Estados Unidos, les impondrá un arancel de un 10 por ciento si se mantienen fuera de las fronteras.

También ha anunciado la revisión de tratados internacionales. No se salvarían ni los avances en las relaciones con Cuba ni los Tratados como el TPP, Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica o el Tratado de Libre Comercio con México que “no ha servido de nada”. Más de ocho millones de puestos de trabajo en Estados Unidos dependen del comercio con el país azteca.

Tras una polémica visita a Ciudad de México y una conferencia conjunta con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, Trump no ha dado pie atrás en sus críticas a los inmigrantes que carecen de papeles. “Bajo mi mandato todo aquel que cruce de manera ilegal la frontera, será detenido y deportado a su país de origen. Cero tolerancia para los extranjeros criminales, cero!, ¡cero!”, aseguraba de forma enérgica durante su discurso en Arizona dedicado al tema migratorio. “En el primer día de mi mandato, en la primera hora, terminaremos de manera inmediata con este problema. Están trayendo sus drogas, su crimen. Son violadores, aunque asumo que algunos son buenas personas”. En la dureza de sus palabras sobre inmigración incluye también a quienes vienen del centro y del sur de América latina. Promete desmantelar los carteles de la droga y bandas criminales que operan en EEUU.

La construcción de un muro de más de tres mil kilómetros en la frontera con México, será el mayor monumento de su política hacia los países del sur si gana las elecciones. “Y México pagará su construcción. Será impenetrable, alto, poderoso, bonito y resguardado por cinco mil nuevos puestos de la patrulla fronteriza”. Trump no ha hecho alusión al tema de que un alto porcentaje de los once millones de mexicanos indocumentados refuerza la mano de obra en tierras norteamericanas.

A la comunidad afroamericana la llamò a votar por su opinión apelando a la necesidad de un cambio: “Qué tienes que perder. Ahora sufres de desempleo, colegios deteriorados y hogares rotos”, producto de las políticas de Obama. Siempre resguardado por sus hijos y asesores de la extrema derecha conservadora, Trump ha prometido a la comunidad negra que “debemos pasar la página del ayer”. En una reciente reunión con la directiva del New York Times aseguró que “haremos lo que los intereses nacionales demanden. Ahora digo lo que tengo que decir. Luego haré lo que tenga que hacer”.

Nada personal, solo es negocio

Acérrimo crítico de la OTAN, Trump amenaza además con eliminar la financiación norteamericana de foros internacionales. Este hecho quitaría a Estados Unidos el potencial de la lealtad y dependencia que ante el gobierno norteamericano muchos países tienen por estas ayudas. Su peso en el concierto internacional se vería debilitado, aseguran sus adversarios desde las filas demócratas.

Vladimir Putin se frota las manos y alaba al candidato republicano. La recíproca admiración pública entre el mandatario ruso y el magnate se produce en el peor momento de las relaciones entre Washington y Moscú debido a los conflictos en Medio Oriente. “Estamos viendo cómo Rusia trata de recuperar su gloria perdida a través de la fuerza”, decía el Presidente Obama, en la ONU durante sus palabras de despedida este 21 de septiembre.

Para Donald Trump, Rusia es un socio obligado en el concierto internacional y especialmente para cubrir los conflictos en Siria, Ucrania y Medio Oriente. Ha prometido exigir a las Fuerzas Armadas que en un plazo de 30 días presenten un plan para acabar de una vez por todas con el Estado Islámico. Para ese objetivo ha comprometido un aumento en el presupuesto de Defensa.

En la presentación de su programa sobre política exterior, en primera fila, asistió como invitado el embajador ruso en Estados Unidos, Sergey Kislyak. “Más que democracias, necesitamos aliados” ha llegado a decir. El candidato republicano quiere poner fin al intervencionismo militar, cooperar con Rusia y hablar con China. Un giro radical en la geopolítica. Al país asiático lo acusa de beneficiarse del llamado calentamiento climático global que califica como una trama falsa, inexistente, ante el estupor de la comunidad científica. Con los ojos puestos en Europa, parece dispuesto a competir con la industria alemana y británica. Preguntado sobre las consecuencias de Brexit, reconoció no haber estudiado el tema.

Las políticas proteccionistas y populistas de Donad Trump dibujan el perfil de un político dispuesto a cambiar el rumbo norteamericano, con un discurso que elimina los preceptos de un mundo globalizado. Sin embargo, la prensa internacional baraja también la hipótesis de que las elecciones norteamericanas ya han sido definidas por la élite global que apuesta por la continuidad del mandato de Obama, a través de Hillary Clinton.

El magnate inmobiliario, para muchos, no sería más que una tarde gris. A Donald Trump se le apuntaba como la cortina de humo perfecta que, con sus polémicas declaraciones, ayudaba a ocultar los errores de la candidata demócrata. A Hillary no le tembló la mano para usar un servidor privado durante su gestión como Secretaria de Estado. Más de 20 mil emails fueron descubiertos por hackers que comprometen la transparencia gubernamental norteamericana. También se le responsabiliza de errores en la política exterior, como el aumento de la venta de armamento y su respaldo e intervención en las guerras de Irak, Afganistán, Siria y Libia. Su respaldo al complejo industrial militar ha convertido a este sector en el que más aporta a las campañas políticas americanas.

Las compañías armamentísticas, financieras y la Banca internacionales ven con buenos ojos la forma en que el Gobierno del Presidente Obama ha gestionado la salida de la crisis. El dinero es el dinero. Las tímidas, pero buenas cifras macroeconómicas registradas en los últimos años garantizaban la continuidad de los demócratas en Washington, pese al crecimiento del endeudamiento del Estado. El paro ha pasado de un 8,1% en 2012, a un 4,9% en lo que va corrido de año.

Como contrapunto las encuestas mostraron, hasta el último día, que la batalla no estaba definida. Ambos candidatos aparecìan igualados en los sondeos. Hillary Clinton tenía una estrecha ventaja sobre Trump, al que superó en votos pero no en electores.

La respuesta la tuvo el mundo el martes 8 de noviembre. EEUU le dio la oportunidad a quien dice estar “cansado de lo políticamente correcto”, Donald Trump.

Comparte:

Comentarios (3)

Alonso

Finalmente deberán comprender, que quizás se puedan meter con mi bolsillo (si me enredo con la usura), con mi trabajo (en definitiva solo dependo de mis manos y cerebro), con mi territorio (hasta ahora puedo elegir donde y como habitar), etc., pero no con el orden natural de las cosas, ni es tolerable que se metan con el alma y la dignidad de las personas y sus valores fundamentales e interponerse entre los hijos y sus padres para imponer la moral o principios de gentes de costumbres peculiares (en general de una minoría que viven a expensas de los excedentes o impuestos de otros).
No puede ser que elijamos a alguien por una idea o grupo de ideas y éste termina legislando y aprobando cosas para las que no fue mandatado, y sin que podamos hacer nada por evitarlo.
Tenemos que leer bien el “Brexit”: la gente no estuvo más disponible para que una burocracia en Bruselas decida de manera inconsulta las políticas que afectaran a sus familias; “El plebiscito por la paz de Colombia”: Aun con su anhelo, el pueblo no estuvo disponible para que le metieran de contrabando, entre otros, las “agendas de género y lgtbq…”; “Las elecciones municipales de Chile”: la gota que rebalsó el vaso fue el librito con instrucciones homosexuales; “Las elecciones de USA”: Todas las anteriores y más: hace rato que los grupos de poder le estaban “metiendo el dedo en el ojo” al 99,999% de la población imponiendo sus agendas al gobierno con cargo a los impuestos de los mismos.
(A propósito, hay antecedentes suficientes para establecer que la llamada “teoría de género” no tiene que ver con la protección de la mujer u otras minorías, sino con la destrucción de la familia como núcleo de la sociedad y sus valores, entre otros. Es decir, su aplicación está detrás de todo lo que signifique crear caos social, moral y psicológico, para establecer una gran masa de esclavos desprovistos de identidad al servicio de una pequeña minoría “excepcional”)
Y cada vez somos más los verdaderos indignados…

miércoles 9 de noviembre 2016 a las 23:26
1
WASHINGTON HERRERA

Se termino la incógnita, a salido elegido un nuevo presidente para la 1ª.Potencia del mundo, cada uno tendrá su opinión de acuerdo al perfil que los medios han informado, desde que comenzaron sus candidaturas en sus respectivos partidos, especialmente el Republicano y Demócratas, ya que los otros como decimos en Chile, son un saludo a la bandera.
Salió D.J.Trump, empresario con un historial exitoso en los últimos tiempos, como también en la política en el partido republicano, los medios lo han descrito como un personaje atípico de la política norteamericana, en que dice las cosas por su nombre, su personalidad avasalladora no dejo indiferente a nadie, y el mensaje a sus seguidores, les prometía el cambio, en cosas que tenían sentido, por lo que estaba sucediendo en el país, cosmopolita como son los EE.UU,para todo el mundo, que conllevan con ello de encontrar una nueva vida, así muchos han emigrado a esas tierras, desde que las grandes potencias descubrieron este nuevo mundo, que le ofrecía las riquezas jamás soñadas, la historia así la relata y que dieron la oportunidad en conformar una nación líder en aprovechar su potencial en todo sentido.
El mundo se paralizo este martes, los medios destacaron previamente que ambos candidatos estaban casi empatados, y que los estados determinantes, darían la victoria al candidato que ellos querían, llego la noche y se fueron mostrando los primeros resultados y la tendencia se fue acrecentando a medida que se fueron entregando los resultados, victoria para Trump, el mapa indicaba a los estados en el color que representaban a los candidatos ( Azul- Rojo), y el rojo se fue acrecentando en el territorio norteamericano.
El mundo reacciono perplejo, antes los resultados que entregaban los medios de comunicación, las bolsas asiáticas se derrumbaban, el peso mexicano se devaluaba, mundo europeo comentarios pesimista, etc. etc. Pero lo dije en su momento, la gran potencia quien sea su candidato, se debe ceñir a los moldes que la republica a diseñado, en todos sus aspectos, y no se pueden cambiar así por así,deberán someterse al sistema económico que por siglos han desarrollado en sus economía, ambos candidatos seguirán perfeccionando el modelo imperante, en beneficio de los grandes grupos económicos, que sustentan su desarrollo internamente y exteriormente y el Sr. Trump lo sabe y por lo tanto su programa esta basado en mejorar el empleo interno, en desarrollar potencialmente su economía interna, en bajar gastos innecesarios, desarrollar áreas económicas en el mundo con países, que les convengan, en lo social tomar medidas drásticas en todo sentido, acrecentar su presencia a nivel mundial e imponer sus términos, si fueron bravuconadas de campaña todo lo dicho por el, en los casos específicos como la emigración, los indocumentados, deportación, termino del conflicto en el medio oriente etc,deberá reestudiar lo planteado.
Una nueva era comienza, próximo año, se vera en acción a un empresario, que tiene todo el poder político a su disposición, veremos como se impondrá sus deseos enunciado en sus medidas a implementar y que sea lo mejor para todo el mundo.

viernes 11 de noviembre 2016 a las 21:04
2
walter

Estado Unidos sólo busca lo mejor para Estados Unidos.

Trump es lo mismo que la Clinton, sin edulcolorantes.

domingo 27 de noviembre 2016 a las 17:49
3

Los Comentarios se han cerrado.