Rigoberta Menchú: “Necesitamos visualizar y potenciar políticas Sur-Sur”

martes 21 de octubre 2014
|

menchu-rigobertaEn conferencia de prensa, la Premio Nobel de laPaz se refirió también al acuerdo de cooperación firmado entre la Fundación Rigoberta Menchú y el Observatorio Internacional de Migraciones, a objeto de desarrollar una agenda conjunta durante 2015 para promover los derechos de los migrantes indígenas y realizar un primer Informe Global Mundial sobre Migraciones Indígenas.

Por Paulina Acevedo, Observatorio Ciudadano

La dirigente indígena guatemalteca y Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, se encuentra en Chile para participar en el V Congreso Internacional de Lenguas y Literaturas Indoamericanas, así como de una serie de reuniones en el marco del acuerdo de cooperación firmado entre la Fundación Rigoberta Menchú Tum y el Observatorio Internacional de Migraciones (OCIM), que considera la elaboración de un Informe Mundial sobre Migración Indígena que permitan a los estados la elaboración de mejores políticas y legislaciones en favor de los derechos de estos pueblos.

Con este mismo propósito, representantes de ambas organizaciones se reunieron con la Presidenta de la República, Michelle Bachlet; la ministra secretaria general de la Presidencia, Ximena Rincón; la presidenta de la Cámara de Diputados, Isabel Allende; y el presidente de la Corte Suprema; Sergio Muñoz, con quienes abordaron temas relativos a la integración de los pueblos de América Latina, migración, multiculturalidad y referidos a la agenda de paz de la Fundación Rigoberta Menchú Tum, entre ellos el diferendo entre Chile y Bolivia por una salida soberana al mar.

Su agenda incluyó además la conferencia “Integración, Paz y Multiculturalidad”, que ofreció en el aula magna de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile.

“Hoy ha sido un día muy hermoso y cargado de emotividad”, con estas palabras – en una sala totalmente llena- comenzó su intervención la Premio Nobel, explicando luego los tres elementos que rigen su labor y de la Fundación que dirige: el apoyo a procesos de diálogos y negociación de paz en el mundo; integración regional, al servicio de los pueblos; y la educación, en derechos humanos y desde una perspectiva multicultural.

La paz es un acto de madurez política

Para Rigoberta Menchú “la paz no es otra cosa que una madurez política” que debe ir ganando terreno, basada en el diálogo y la negociación, pues forma parte esencial del ser humano. “Somos hijos de la convivencia, y si actuamos en esa dirección, vamos a facilitar los procesos, grandes procesos de transformaciones. El diálogo y la negociación, son herramientas para la integración, y es beneficioso para todos los países”.

En este contexto de resolución dialogada de conflictos, la Fundación está “impulsando el concepto de pluralismo jurídico y que se genere un instrumento político que permita una sanción ejemplar de la discriminación y racismo. Precisamente uno de los logros de Bolivia es la formulación de una nueva constitución que contempla todo eso y más, como derechos inherentes a los pueblos. Necesitamos cada vez más instrumentos para aterrizar estos alcances y fortalecer las acciones de paz”, señaló.

Integración regional

En cuanto a la integración regional, aseguró que ésta debe estar “al servicio de los pueblos, de la humanidad, del ser humano, y los grandes problemas que hay en la región no deben ser ajenos a la hora de enfrentar este desafío. Debemos acordar principios basados en diálogo y negociación”.

Para Menchú es importante “partir desde la propia casa. Donde necesitamos visualizar políticas sur-sur, estrechar las relaciones entre nuestros pueblos y los gobiernos, pues a veces los pueblos ya están en consensos y los gobiernos no, o viceversa. Debemos avanzar en derechos de pueblos indígenas, de la mujer, en temas sociales. Yo tengo 22 años como Premio Nobel, y sabemos que hay muchas oportunidades en la región en estos tiempos”, vaticinó.

Un mar de amigos

En cuanto al diferendo entre Chile y Bolivia por una salida soberana al mar, Mechú señaló estar “segura de que con un acuerdo negociado va a ganar Chile y va a ganar Bolivia, y van a ganar en definitiva los pueblos, que son los que sufren, pues estos conflictos antes se resolvían, por lo general, por la vía armada. Por eso expresamos nuestra profunda confianza de que el diálogo y la negociación son vitales para que se encuentre un camino libre y para que haya acuerdos fundamentales. Para que se encuentra una solución compartida. Un mar de amigos, entre Chile y Bolivia, es un gran planteamiento”, aseveró.

Migración y multiculturalidad

Durante su exposición Mechú relevó la contribución de los pueblos indígenas a estos procesos, quienes “aportan una cosmovisión que el mundo requiere si quiere alargar un poco más la vida del planeta. Nosotros tenemos una cosmovisión, un ordenamiento familiar, derechos individuales y colectivos, un idioma, una filosofía de organización social, y un sistema de vida que sin duda son un aporte y un oxígeno para el momento que vive el planeta”, acotó.

Pero reconoce a su vez que existen aún muchas dificultades para un respeto irrestricto a sus derechos, “por eso vamos a buscar una propuesta con OCIM, y como en toda propuesta ver cómo podemos encontrar un modelo de solución. No es lo mismo en Guatemala, donde somos más del 60% de la población, que trabajar con otras realidades”, planteó.

Educación para las grandes mayorías

La Premio Nobel destacó a su vez que hoy se está “implementando una política a nivel regional para mejorar la educación para las personas como ser humano, pero es también importante avanzar desde una perspectiva multiculural”. Agregando que esta debe ser de calidad y garantizado su acceso. “Yo parto del hecho de que la educación no puede ser para robotizar a las personas, sino para la vida. Y si es para la vida, no hay ninguna razón de que sea un derecho privado para las grandes mayorías. Algunas soluciones son de política pública, y se debe hacer lo pertinente, pero también los docentes debemos entregar modelos que orienten estos procesos educativos. La paz también es hija de la educación y la convivencia. Por eso las reformas son importantes, pero no basta con las reformas”, sostuvo.

Esta formación para la paz tiene que estar presente también en la academia, por eso se incorporó recientemente como investigadora extraordinaria de la Universidad Nacional de México, (UNAM), donde se creó la cátedra Rigoberta Menchú y ella coordina las Humanidades. Y desde la Fundación están “viendo crear una maestría en Derechos Humanos, desde donde pujaremos, entre otras cosas, por una tipificación apropiada del delito de discriminación”, puntualizó.

Acuerdo de cooperación

En cuanto al acuerdo de cooperación suscrito entre la Fundación Rigoberta Menchú Tum y el Observatorio Internacional de Migraciones (OCIM), la Premio Nobel informó que se está “armando una agenda para el 2015. Donde uno de los énfasis de la agenda son las migraciones indígenas, no solo vistas como problemas, sino también como una oportunidad para el avance y reconocimiento de la multiculturalidad y la inclusión. Hay una oportunidad muy grande de hacer este informe global para las migraciones indígenas. Pues con esta agenda queremos también apoyar y optimizar los propios procesos de nuestra región”.

Diego Carrasco, director de OCIM, destacó la experiencia poseen en la elaboración de informes globales, para enfrentar el desafío de un primer Informe Mundial sobre Migraciones. “OCIM es una organización con presencia en 24 países y somos autores de los Informes Mundiales sobre Migraciones de 2007 y 2009. En ellos recogimos las mejores prácticas de 64 gobiernos, respecto de políticas públicas emprendidas en materia de migración, y esta experiencia es la que queremos poner al servicio de este acuerdo, para aportar a informar y visibilizar la realidad de los migrantes indígenas en el mundo”, sostuvo.

Carrasco aclaró que este es un acuerdo de mayor alcance “donde a partir de la visita de Rigoberta Menchú se abren amplios campos de colaboración. Pues hoy vivimos en un contexto y sociedades distintas; donde la inclusión y el aporte de las migraciones, de la familia trasnacional, comienza a abrirse camino, de la mano de la multiculturalidad y la convicción de que otro mundo es posible. A este camino es al que queremos aportar”, concluyó.

Comparte:

No hay comentarios

Los Comentarios se han cerrado.