El (des)tapado Guillier

jueves 28 de abril 2016
|
por

EP255tapaAnunciado desde los medios de derecha, como La Segunda, de que es el candidato de los radicales y la masonería, el periodista hoy senador se deja querer y no descarta una postulación a La Moneda en el 2017. Pero la relativiza por su escasa experiencia política. Sus puntos fuertes son muchos, aunque ya empiezan a develarse sus debilidades.

Por Felipe Nogués

De ser el hombre más creíble de la TV chilena, cuando dirigía el noticiero de CHV en 2004, Alejandro René Eleodoro Guillier Álvarez, hoy con sus 63 años y luego de haber llegado al Senado por Antofagasta, comienza a ser tentado desde el partido que lo catapultó a la política para que evalúe una candidatura presidencial.

Si bien el sociólogo y periodista tiene un alto porcentaje de conocimiento público (bordea el 64 por ciento), quien trabajara en los 80 en la desaparecida revista Hoy (también lo hizo en las radios Cooperativa y Chilena), no ha sido evaluado en las encuestas y se desconoce qué dirá la opinión pública cuando se lo ubique junto a Enríquez-Ominami, Piñera, Ossandon, Walker, Insulza, Lagos o Isabel Allende.

Los radicales, quienes lo integraron en la lista como independiente por la cual llegó al Senado por la II Región en reemplazo de José Antonio Gómez, están conscientes que tienen una buena carta para negociar cupos parlamentarios o directamente para competir en las primarias si no les dan lo que quieren. Y Guillier, aunque fuera de la militancia y embarcado hoy en el comité de senadores independientes, pareciera estar dispuesto a dejarse querer o “utilizar”. Pero no mucho tampoco: “Hace tres años yo estaba dedicado al periodismo y de pronto decidí entrar acá porque sentí que ser espectador, observador y comentarista de la actualidad me producía una cierta impotencia, unas ganas de decir ¿y si intento hacer cosas?, pero como legislador, porque yo no tengo experiencia, estoy recién aprendiendo de estas cosas, de hecho me topo bien seguido con los otros senadores porque en el fondo sigo siendo un periodista, más que un político. Entonces, a los dos años de entrar en política estar pensando en ser candidato presidencial es un poquito desproporcionado”, señaló a El Día de La Serena.

Guillier ya ha sido probado en campaña (obtuvo el 37 por ciento de los votos en su elección), es buen orador y encanta a un público que no lo ve como un político, sino que como un hombre honesto, que sacrificó su bien remunerado trabajo en la TV (estaba en La Red cuando asumió la candidatura) para dedicarse al servicio público.

Su nombre, en estos meses aciagos para los políticos, no ha aparecido vinculado a escándalo alguno y ha transitado por aguas mansas, apareciendo en temas que son queridos por la mayoría de la población, RREE, minería o regionalismo. Por eso los radicales le han pedido que, junto a Gómez, el ex rector Luis Riveros y el polémico y deslenguado Nelson Ávila, otras cartas presidenciales de la colectividad, ponga su rostro y viaje por el país apoyando las candidaturas municipales del sector.

Guillier lo hará por todos los de la Nueva Mayoría, que así lo requieran, cuyos nombres no estén salpicados por algún hecho de corrupción. “El PR dijo si estás apoyando a varios candidatos ¿por qué no apoyas a los nuestros? Entonces revisé la lista con ellos y la gente que me ha parecido confiable, con el mejor agrado trabajo con ellos. Lo mismo con la NM e independientes, porque también hay que ampliarse con gente que no es de las coaliciones, pero que también está con los cambios, con la descentralización, me gustaría que se ampliara la NM a más sectores que aún no están muy convencidos”. Es que Guillier ha mostrado más transversalidad de lo que a sus correligionarios les gustaría, trabajando muy cerca de Lily Pérez y Antonio Horvath, aunque nunca se atreve a “guapearle” al gobierno para perfilarse, señala una fuente del Senado. La misma asegura que el ex panelista de Tolerancia 0 cultiva el perfil bajo y que, por ello, aún es muy “difuso” analizar su proyecto político. “No cuenta con apoyo en la NM”, sentencian.

Y ahí es, donde rápidamente han comenzado los medios de derecha, a meter las púas. Lo hizo el diario La Segunda, el pasado viernes 15 de abril, titulando con las pretensiones del senador y tratando de sacar ronchas en la DC: “Masones y radicales se despliegan por Guillier”.

Según el vespertino de Edwards, Alejandro Guillier, “hijo de masón, no ha querido firmar la ficha del PRSD, pero reconoce su afinidad con la cultura radical. Invitado constantemente a los actos de la masonería, hoy asoma como la nueva carta de la Gran Logia, que desde el Presidente Salvador Allende no tiene a un miembro activo al mando de La Moneda”.

A diferencia de 2004, cuando la vinculación la hizo El Mercurio, esta vez La Segunda no señaló que el ex presidente del Colegio de Periodista, negaba su adhesión a la masonería. “Y si no tienen hombres masones en puestos de poder, tienen vínculos debido a su cercanía con la logia. El periodista Alejandro Guillier, por ejemplo, es hijo de masón y un constante invitado a encuentros de la Gran Logia (es muy cercano con hombres de la “U”), tanto así que varios de sus miembros creen que pertenece al movimiento. Él lo niega”, señalaron en 2004 los periodistas Pamela Aravena y Gabriel Pardo, en la nota “La influencia de las logias en Chile: Masonería, el poder invisible”.

“Si bien el periodista tiene un alto porcentaje de conocimiento público, quien trabajara en los 80 en la desaparecida revista Hoy no ha sido evaluado en las encuestas y se desconoce su performance ante otros candidatos, como Enríquez-Ominami, Piñera o Lagos”

En el reportaje, donde comparan su poder con la Iglesia Católica y destacan los apenas más de 2 mil sacerdotes con los 50 mil masones activos, señalaban que “sus miembros van ‘desde la UDI al PC’ y ocupan cargos en todos los poderes del Estado”.

El despliegue de La Segunda se produjo apenas unos días después que, en un simulacro de elección en twitter denominado Electoral Death Match, donde participaron casi 90 mil usuarios de la red social, el senador independiente dejara a 31 contrincantes en el camino y derrotara en la final a Lily Pérez.

Si bien se trata de un juego político, según los organizadores, las conclusiones eran reales: “Que la final haya sido entre ambos senadores tiene cierta lógica. Si bien son parte del elenco de la política, no parecen estar manchados por el tipo de acusaciones que pesan sobre muchos de sus pares. Como el sistema funciona forzando la elección binaria —por eso no está la opción “nulo/blanco” como porfiadamente algunos solicitan— finalmente avanzan a etapas posteriores quienes tienen menos anticuerpos, no necesariamente quienes tienen más adhesión nominal”.

De ahí la necesidad, entonces, de mostrar los aspectos negativos de Guillier para que su alto grado de conocimiento, por sus 22 años en televisión (TVN, CHV, LA RED), e imagen positiva, no crezcan hasta el infinito. El síndrome Bachelet asusta, tanto en la NM como en Chile Vamos.

A su relación con la masonería, un cuco para la DC, La Segunda agregó un recuadro, diseñado ex profeso para destacarse, donde recuerda que el periodista fue procesado en el marco del caso Spiniak por la grabación ilegal al juez Calvo, y su participación en un spot para los cines en los que Guillier destacaba las bondades de las AFPs, un tema sensible para la izquierda y que, con el tiempo, el ex rostro reconoció que “fue una imprudencia”.

Otro tema que comenzó a aparecer en las redes sociales fue su participación, durante 10 años, en el directorio de Fundación Minera La Escondida. Si bien Guillier dejó el lugar apenas asumió su cargo de senador e, incluso, apoyó huelgas de trabajadores de la compañía anglo-australiana en 2015, se le cuestiona que integrando la comisión de Minería del Senado no aparezca en su CV la década que estuvo vinculado a ella.

“Su nombre, en estos meses aciagos para los políticos, no ha aparecido vinculado a escándalo alguno y ha transitado por aguas mansas, apareciendo en temas que son queridos por la mayoría de la población”

Respecto a su inexperiencia, en medio de las noticias sobre su eventual postulación, fue muy bien aprovechada por sus detractores la gaffe cometida en la votación de la llamada “Ley Mordaza”, aquella indicación que en el marco de la ley corta antidelincuencia pretendía castigar a los que filtraran información de una causa judicial. Guillier, quien la aprobó en su momento, sostuvo que le habían “metido un gol” y además reconoció que no había leído el proyecto de reforma tributaria antes de votarlo favorablemente. “Me pasaron un gol, fue mi error porque no tuve el celo suficiente para revisar. Es tal la presión del medio, del Gobierno y el propio Congreso que ocurren estas cosas”, sostuvo en TVN. Y los dardos llegaron desde su misma coalición y región: “si un senador no leyó lo que estaba votando, que no venga a decir que la comisión de Constitución le estaba tratando de pasar un gol”, respondió el senador Pedro Araya, también de Antofagasta y que logro su escaño gracias a la buena performance de su compañero de lista, Alejandro Guillier. Ello, sin embargo, no lo amilanó para seguir: “Es una irresponsabilidad de un senador que no ha leído un proyecto de ley y lo vota favorablemente porque se puede entender que no tenemos tiempo de leer todo, pero el Senado paga para que tengamos asesores que nos ayuden en los proyectos de ley”, remató.

Guillier, en boca de todos, ante la posibilidad de ser presidenciable obliga a los encuestadores a considerarlo. “Lo estamos monitoreando. No se sabe si es parte de la Nueva Mayoría. Proyecta una buena imagen. No es un político tradicional, pero para ser candidato presidencial se requiere un despliegue mayor. Es un rostro nuevo. Pero la tiene difícil en la Nueva Mayoría, una primaria sería muy compleja. Requiere una plataforma más amplia, por ejemplo, buscando alianzas con los movimientos de Jackson y Boric”, dijo Roberto Izikson de Cadem a La Segunda.

Guillier en carrera. Ya se destapó.

Comparte:

Comentarios (4)

José

Excelente Candidato limpio de corrupción y creíble ojala pueda ser candidato

sábado 14 de mayo 2016 a las 02:53
1
mario perez tiago

Guillier es un buen periodista y ha hecho un buen diagnóstico tanto de la política en Chile, como sus principales problemas, como la pésima distribución del ingreso. Pero eso no basta. Da la impresión por su desempeño en el congreso, que no es un líder auténtico y tampoco ha demostrado capacidad para influir en los temas relevantes de la vida cívica chilena hoy.

lunes 16 de mayo 2016 a las 17:03
2
Frenando pe

Buena carta mientras siga siendo independiente, pero no sabemos exactamente su manera de pensar en economía, leyes, sociedad y otros temas. Me gustaría que lo evaluaran las encuestas y verlo en entrevistas con Mocciati por ejemplo.

viernes 20 de mayo 2016 a las 17:17
3
Juan Vallejos

Es un ambicioso político más. Nada diferente al resto. En una entrevista, siendo candidato a Senador, reconoció haber pedido un millonario préstamo bancario para pagar su propaganda electoral, todo en forma PERSONAL y con garantía de bienes propios.
Quien compromete bienes propios para semejantes gastos, sino es para ir a recuperarlos….con CRECES.. en el parlamento…. Y se dice “servidor públco”…

miércoles 8 de junio 2016 a las 23:37
4

Los Comentarios se han cerrado.

Ultimo Minuto
.